El Gobierno Vasco entrega a sus familias los restos de los cinco milicianos fusilados en 1937

Acto de homenaje a los cinco miembros del Batallón Facundo Perezagua que fueron fusilados en 1937/Irekia
Acto de homenaje a los cinco miembros del Batallón Facundo Perezagua que fueron fusilados en 1937 / Irekia

Los miembros del Batallón Facundo Perezagua, del PCE-EPK, fueron fusilados en el monte Altun de Zeanuri

EFE

El lehendakari Iñigo Urkullu y el alcalde de Zeanuri (Bizkaia), Eusebio Larrazabal, del PNV, han entregado a sus familiares los restos de cinco milicianos del Batallón Facundo Perezagua, del PCE-EPK, fusilados en el monte Altun de Zeanuri, en 1937.

Los cinco jóvenes milicianos abatidos, Jose María Alberdi Ruiz, Pedro García Gil, Isaias Rebollo Cardo, Pedro San Millán Beitia y Valentín Fernández Santos, formaban parte de las unidades del Ejercito vasco que lucharon para intentar detener el avance de las tropas franquista sobre Bilbao en el entorno del alto de Barazar.

Fusilados en una trinchera excavada en un bosque del monte Altun y enterrados en la misma con sus enseres personales y chapas de identificación, fueron localizados y exhumados el mes de noviembre de 2017, 80 años después de su muerte.

Tras los correspondientes análisis de ADN y verificación de sus identidades, sus restos mortales han sido entregados este jueves a sus familiares, excepto los de Valentín Fernández, de quien no se ha encontrado allegados, en un emotivo acto de homenaje celebrado en el Instituto Vasco de la Memoria-Gogora, en Bilbao.

Los restos de Valentín Fernández se han entregado al secretario general del PCE-EPK, Jon Hernández y a una de sus históricas militantes, Marina Timofeva.

Chapas de identificación

En el homenaje han participado familiares de cuatro de las víctimas identificadas, tres de ellas gracias a la chapas de identificación que portaban y con las que fueron dotados todos los integrantes del Ejercito vasco al inicio de la confrontación bélica, a las pruebas de ADN y a la investigación histórica sobre los integrantes del Batallón Facundo Perezagua del PCE-EPK.

Además del lehendakari y consejeros del Gobierno Vasco, han asistido al acto de reconocimiento el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández; la directora del Instituto Gogora, Aintzane Ezenarro; el secretario general del PCE-EPK, Jon Hernández, y la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia.

En su intervención, el lehendakari ha destacado que los cinco milicianos identificados y devueltos a sus familias forman parte de la memoria histórica de Euskadi cuyo puzzle se trata de reconstruir con la búsqueda de los desaparecidos en la contienda bélica.

Urkullu ha añadido que con el acto de homenaje de «expresamos el reconocimiento del sufrimiento injusto padecido por las familias de las víctimas desaparecidas» y se ha comprometido «otorgarles el lugar que merecen en la memoria de nuestro país» y a «seguir trabajando para encontrarlas, a reconstruir nuestra memoria sin olvidos ni silencios».

En nombre de los familiares, una sobrina de Isaias Rebollo ha agradecido al Gobierno Vasco los esfuerzos realizados para localizar y exhumar los restos de sus allegados, a quienes ha dedicado un emocionado recuerdo.

Los restos de tres de los cinco milicianos serán inhumados próximamente en el Columbario de la Dignidad, levantado por el ejecutivo vasco en Elgoibar. En el caso de los dos restantes, las familias les trasladarán a los cementerios donde reposan sus familiares.

 

Fotos

Vídeos