El Gobierno Vasco y EH Bildu llevan al límite la negociación presupuestaria

El Gobierno Vasco y EH Bildu llevan al límite la negociación presupuestaria

El acuerdo sigue sin producirse y ambas partes reconocen que la incertidumbre podría alargarse hasta el pleno de totalidad de mañana

Miguel Villameriel
MIGUEL VILLAMERIEL

El Gobierno Vasco y EH Bildu llevarán al límite la incertidumbre sobre si los Presupuestos vascos de 2019 superan el pleno de totalidad de mañana en el Parlamento Vasco, ya que los contactos que se han producido durante todo el puente festivo no han permitido que las posiciones se acerquen para alcanzar un acuerdo. El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ni siquiera tiene prevista una reunión con representantes de la coalición soberanista para hoy, víspera del pleno que decidirá si las Cuentas siguen su tramitación o son devueltas al Ejecutivo, por lo que ambas partes han asumido que el desenlace podría retrasarse hasta el mismo pleno de mañana. EH Bildu sigue esperando un último esfuerzo del Gobierno de Iñigo Urkullu a través de una propuesta que se acerque a sus pretensiones en torno al complemento de las pensiones más bajas.

La coalición soberanista celebrará hoy una mesa política en la que analizará la recta final de las negociaciones y fijará una postura que podría ser definitiva en cuanto a su exigencia. La última contraoferta que EH Bildu recibió la semana pasada por parte del consejero Azpiazu aún está lejos de lo que la coalición considera aceptable para permitir la aprobación de las Cuentas con dos abstenciones, por lo que reclamará al Ejecutivo una revisión al alza de la propuesta si quiere alcanzar un acuerdo. Aunque anoche no estaba prevista ninguna reunión entre ambas partes para hoy, fuentes de EH Bildu apuntaron la posibilidad de que se pueda improvisar una si el Gobierno Vasco mueve ficha y mejora su propuesta.

En caso de no producirse un encuentro entre Azpiazu y los dirigentes de EH Bildu que están llevando el peso de las negociaciones, con los parlamentarios Maddalen Iriarte y Unai Urruzuno a la cabeza, el pleno de totalidad de mañana podría iniciarse sin un acuerdo previo, lo que devolvería al Parlamento una tensión que no se recuerda desde los mandatos del lehendakari Ibarretxe, cuando las Cuentas de varios años salieron adelante sobre la bocina y, en ocasiones, incluso con polémica en las votaciones. En esta ocasión, EH Bildu ha renunciado a presentar una enmienda a la totalidad -como sí hicieron Elkarrekin Podemos y el PP- como gesto para facilitar un acuerdo, pero se reserva la opción de tumbar los Presupuestos mañana votando a favor de su devolución al Gobierno junto al resto de la oposición.

El escollo de las pensiones

Las posturas entre el Gobierno Vasco y EH Bildu se han acercado en las dos últimas semanas, pero en ningún momento han estado a punto del acuerdo porque la coalición siempre ha interpretado como insuficientes las propuestas elaboradas por el consejero de Hacienda. Si EH Bildu comenzó la negociación exigiendo un incremento del gasto en pensiones y empleo de 420 millones, la primera propuesta de Azpiazu apenas alcanzó los 48 millones. Con el paso de los días, la coalición redujo sus pretensiones hasta registrar dos enmiendas parciales por valor de 233 millones, pero la contraoferta que el Gobierno Vasco trasladó la semana pasada se quedaba lejos de esas cifras. Durante el puente se han mantenido los contactos entre Azpiazu y representantes de EH Bildu, pero lo coalición que lidera Arnaldo Otegi no termina de sentirse satisfecha con las propuestas del consejero. La mesa política que EH Bildu celebrará hoy tiene previsto reafirmarse en los contenidos de las dos enmiendas parciales que presentó en su día.

El principal escollo sigue estando en la reivindicación planteada por EH Bildu de complementar las pensiones más bajas. El Gobierno Vasco entiende que es un tema que excede de sus competencias y propone fortalecer la vía del complemento a través de la RGI. Pero la coalición sigue pidiendo un esfuerzo adicional al Ejecutivo al considerar que sí que hay margen económico y competencial para complementar las pensiones más bajas. De lo que ocurra finalmente con esa negociación dependerá que Euskadi cuente con Presupuestos actualizados en 2019.

Más