El Gobierno socialista asume que no exhumará a Franco en 2018

El Gobierno de Pedro Sánchez no podrá cumplir su promesa de sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos antes de fin de año. Los numerosos trámites administrativos previstos, unidos a la oposición inicial de la familia y su empeño posterior de que el dictador sea enterrado en la Catedral de la Almudena y las trabas del PP y Ciudadanos en el Congreso para que una ley lo impida, han obligado al Ejecutivo a revisar el calendario. «No tiene nada que ver con la voluntad», arguyó Sánchez. Pese a los escollos, el jefe del Ejecutivo mostró ayer su determinación de cumplir con el compromiso que adquirió tras la moción de censura contra Mariano Rajoy que le abrió las puertas de la Moncloa. «Se va a producir la exhumación. En 2019, por fin, después de 41 años no va a haber ningún mausoleo que homenajee en nuestro país al dictador», aseguró. El pasado junio, el presidente aseguró que la inhumación se produciría antes del mes de agosto. Hace dos meses, el día que el Consejo de Ministros aprobó el decreto ley para proceder a la exhumación, el Gobierno socialista calculó que, con los plazos de tiempo establecidos por el real decreto, la tarea se realizaría antes de «final de año». Ahora, Sánchez abre la puerta a que no se realice hasta el próximo enero ante la maraña técnica y legislativa que aún queda por resolver.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos