Giro a la izquierda

Alberto Surio
ALBERTO SURIO

Giro a la izquierda a la vista, el mayor desde el inicio de la Transición. El acuerdo presupuestario sellado ayer entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias confirma la apertura de una nueva dinámica política en España basada en la colaboración de la izquierda. Tras tiempos de desencuentro y a pesar de ser rivales, los dos partidos son conscientes de que también se necesitan. Han pasado de negar la existencia del adversario a reconocerlo, lo que no es poco.

Los nuevos compañeros de viaje inician un periplo de largo recorrido, que continuará con los gobiernos de coalición tras las próximas municipales y autonómicas y con una presumible alianza después de las próximas generales, si los números dan. Desde las formaciones de centro-derecha se advertirá que ha llegado de nuevo el Frente Popular para ofrecer la imagen de una izquierda radicalizada. Ni los tiempos ni los problemas, son los mismos. PSOE y Podemos realizan un ejercicio mutuo de realismo, pero también deben saber cuáles son los límites. Los límites presupuestarios de un proyecto que ya ha sido planteado a Bruselas. Y los límites parlamentarios y políticos de una iniciativa que necesita 20 escaños más para salir adelante. La última palabra la tendrán los soberanistas catalanes y, claro está, los cinco escaños del PNV que se convierten de nuevo en decisivos. Los jeltzales encarecerán el respaldo al Gobierno. Resulta lógico este aviso para navegantes que obliga a cuidar mucho más las formas en el futuro si se quiere tener al PNV en la sala de máquinas de la gobernabilidad y no dejarle resignado a ser una fuerza meramente auxiliar.

El acuerdo, claro, tiene un marcado acento social con un programa de choque contra la desigualdad que puede responder a una socialdemocracia avanzada -sus promotores lo venderán así- y que va a revitalizar el denostado eje derecha-izquierda. El tiempo dirá si el proyecto del Gobierno cumple estos ambiciosos objetivos y es capaz de avanzar hacia la justicia social, que es una de las banderas estratégicas de Sánchez e Iglesias. En el actual contexto económico el verdadero reto de la izquierda no sólo pasa por redistribuir la riqueza sino también por crearla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos