Galicia sufre las consecuencias del paso de la borrasca Ana

La borrasca Ana ha hecho que Galicia pase una noche de pesadilla. Las rachas de viento, de hasta 140 km/h han dejado una estampa de carreteras llenas de accidentes, aceras convertidas en ríos y los árboles arrancados. Ya se han atendido más de 500 incidencias. En la ría de Vigo se ha suspendido el tráfico marítimo porque se han registrado olas de hasta seis metros de altura. Para hoy las previsiones no son mejores, pues la alerta naranja se mantiene en toda la costa gallega, las temperaturas irán bajando y en Lugo y Ourense se espera que la acumulación de nieve supere los cinco metros de altura.