Familiares y partidos constitucionalistas homenajean a Fernando Múgica

Homenaje a Fernando Múgica en el cementerio de Polloe. /Lobo Altuna
Homenaje a Fernando Múgica en el cementerio de Polloe. / Lobo Altuna

El hijo del dirigente socialista y abogado asesinado por ETA hace 23 años hace una defensa de la Constitución y alerta del riesgo de los nacionalpopulismos

Axel Guerra
AXEL GUERRASan Sebastián

Familiares, amigos y representantes de los partidos constitucionalistas han acudido este sábado al cementerio de Polloe en San Sebastián para rendir homenaje a Fernando Múgica, 'Poto, el dirigente socialista y abogado asesinado a tiros por ETA en una céntrica calle de San Sebastián el 6 de febrero de 1996, cuando caminaba en compañía de uno de sus hijos, a escasos metros de su despacho profesional. Uno de ellos, José María, ha revindicado el acto como uno «de memoria y de historia» a su padre y «todos los compañeros del partido socialista y todas las víctimas del terrorismo, pensaran como pensaran, pertenecieran al partido que pertenecieran, estuvieran a la izquierda o la derecha».

En el camposanto donostiarra se ha realizado una ofrenda floral junto a la tumba de Múgica después de que su viuda, Mapi Heras, encabezara un séquito que se ha detenido en primera instancia en el lugar en el que descansan los restos de Gregorio Ordóñez, el edil del PP en Donostia que también fue asesinado por la banda terrorista. Le acompañaban, entre otros, el exprimer ministro francés Manuel Valls, Adolfo Suárez Illana, hijo del expresidente y amigo de la familia, el periodista Gorka Landaburu, víctima de un atentado de ETA, y numerosos compañeros socialistas como el secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Eneko Andueza, el diputado foral de Cultura, Turismo y Juventud, Denis Itxaso o el teniente de alcalde en Donostia, Ernesto Gasco. Además, también ha estado presente Borja Sémper, el presodente del Partido Popular en Gipuzkoa y candidato a la Alcaldía de la capital guipuzcoanoa.

Lobo Altuna

Frente a la tumba de Múgica y una vez concluida la oración en su recuerdo, ha tomado la palabra su hijo José María, quien, recogiendo el testigo y legado de su padre, ha realizado una defensa de la Constitución y ha alertado de los peligros del populismo. Ha señalado que las «pasiones» de su padre eran «la libertad y la igualdad» y que «él sabía que la Constitución era nuestra acta de paz y reconciliación para construir entre todos la mejor España».

Ante las próximas elecciones generales del 28 de abril y las europeas, forales y municipales del 26 de mayo, ha recordado que su padre defendía que por encima de los resultado electorales, al día siguiente de los comicios «hay que poner por encima de todo el mandato constitucional de la concordia y la convivencia para proteger esa Constitución».

En este sentido, se ha referido a los «enemigos de la libertad» en el «torturado» siglo XX en Europa y en España. «Esos enemigos de la libertad son los que ahora se llaman nacionalpopulismo. Aquí, en España, significa que tenemos que combatir contra esos que quieren destruir la Constitución y nuestras libertades.», ha alertado.

José María Múgica hijo ha indicado que su padre creía en el principio radical de una igualdad «donde todas los ciudadanos somos iguales, donde no hay territorios o ideas que puedan justificar que haya personas desiguales. Todos somos iguales en esta España democrática y libre». Ha finalizado con una cita de Alfonso Guerra: «La unidad de España es la igualdad entre los españoles. Tan sencillo, tan democrático».