La familia Pagaza lanza una campaña en redes para transmitir la memoria de la violencia