Erne no descarta recurrir a los tribunales si no se retiran los nuevos coches patrulla de la Ertzaintza

Erne no descarta recurrir a los tribunales si no se retiran los nuevos coches patrulla de la Ertzaintza

El sindicato mantiene que suponen «un riesgo para la seguridad y la salud de los agentes que los conducen y de terceras personas»

EL DIARIO VASCO

El coordinador general del sindicato Erne, Roberto Seijo, ha insistido este jueves en que el Gobierno Vasco debe retirar los 150 nuevos vehículos de la Ertzaintza al suponer un «riesgo» para la seguridad y la salud de los agentes, tal como ha señalado la Inspección de Trabajo, que ha remitido un requerimiento al Departamento de Seguridad.

El coordinador general del sindicato Erne, Roberto Seijo también ha pedido que se cese a los responsables de la adquisición de estos coches, y ha asegurado que el sindicato no descarta recurrir a los tribunales «si se sigue poniendo en riesgo la seguridad» de los ertzainas que los conducen «y de terceras personas».

En declaraciones a Radio Popular-Herri Irratia, Seijo ha recordado que en el mes de octubre los agentes de la Policía autonómica ya denunciaron que los 150 Seat León adquiridos por el Departamento eran pequeños y no podían «realizar su trabajo en condiciones».

Por ello, interpusieron denuncia ante Inspección de Trabajo y señalaron que Seguridad adjudicó la compra de estos vehículos sin consultar a expertos en ergonomía ni a los propios ertzainas. A su juicio, es «difícil» que estos vehículos puedan modificarse para ser apropiados en el plazo de tres meses que se le ha dado al Ejecutivo vasco, y considera que deben ser «retirados», para sustituirlos por nuevos coches con capacidad suficiente.

El líder del sindicato mayoritario en la Ertzaintza ha asegurado que esperarán a que expire el plazo que ha dado el Departamento a Inspección de Trabajo y, si no, lo elevarán a los Tribunales de Justicia. Tras señalar que hay ertzainas que ya tienen lumbalgias «por conducir estos vehículos en estas condiciones», ha criticado que Seguridad ha actuado «con mucha arrogancia».

Erne denunció ante la Inspección de Trabajo que los ertzainas que miden más de 1,80 metros no entran en los 'Seat León' dotados de mampara para trasladar a los detenidos. La central recibió un aluvión de quejas de afiliados en cuanto llegaron a las comisarías los nuevos coches patrulla, a principios de octubre del año pasado. Los agentes, que deben llevar como dotación con el uniforme la pistola, la defensa, grilletes y el correaje, se quejaban de que iban encajonados y que sus rodillas pegaban con el salpicadero en jornadas de ocho o de doce horas de trabajo, en función de si se trata de un día laborable o del fin de semana. El sindicato destacaba «el riesgo de fatiga postural y/o trastornos dorsolumbares debido a las dimensiones y características del habitáculo y de los asientos», especialmente en los vehículos en los que se había instalado el kit de detenidos.

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha afirmado este jueves que su Departamento examinará el informe de Inspección de Trabajo sobre las condiciones de los vehículos patrulla de la Ertzaintza y presentará las alegaciones correspondientes a las propuestas que, según ha destacado, «todavía no son definitivas».

El Departamento de Seguridad aseguró cuando se presentaron los nuevos vehículos que realizó una «evaluación ergonómica y estudio de la accesibilidad» de estos coches patrulla en diciembre de 2018, cuando ya llevaban varios meses de uso. Recientemente, la consejería emitió una serie de recomendaciones para paliar este problema, que suscitaron las críticas de la plantilla. Proponían a los policías que realicen «estiramientos» y que salgan del coche «cada 20 o 30 minutos» para evitar problemas de salud. El secretario general de Erne, Roberto Seijo, reconocía entonces que al escuchar esta ocurrencia «nos dio la risa».

Más información