El PSE ensalza sus acuerdos de coalición con el PNV frente al «auge de los extremismos»

Mendia reprocha a la formación jeltzale que las alianzas «excluyentes» con EH Bildu son «inaceptables»

A. González Egaña
A. GONZÁLEZ EGAÑA

Una de cal y otra de arena. Idoia Mendia subrayó ayer en el Parlamento Vasco el «acierto» del PSE-EE de formar coaliciones de gobierno con el PNV en las principales instituciones vascas y se mostró partidaria de «reforzar» esa línea de actuación, basada en los pactos «plurales», frente al «auge de los extremismos». Y al mismo tiempo, criticó, sin citarlo, al lehendakari porque en cada ocasión que se ha presentado se ha ratificado en las posiciones de «unas bases excluyentes, que sobrepasan la legalidad» y que, a su juicio, son «inaceptables» para el socialismo.

La secretaria general del PSE-EE reunió en Vitoria a sus parlamentarios en la Cámara vasca con la intención de poner «en orden» las tareas que tienen por delante en el grupo Socialistas Vascos para el primer semestre del nuevo año. En su primera reunión del año, Mendia aseguró que pretende trabajar con la misma voluntad que ya adelantó en el debate de política general de este curso: explorar las coincidencias con otros grupos, saber administrar las diferencias y entender el valor de la pluralidad, y construir una convivencia plena desde principios éticos irrenunciables. Sobre esos ejes, anunció, se va a guiar la actuación parlamentaria del PSE hasta el próximo verano.

Mendia expuso que sus actitudes no han cambiado porque haya habido «circunstancias distintas» en el entorno, en el resto de España y en Europa. «Ni nos dejamos contagiar por el auge de los extremismos, ni nuestros discursos cambian porque el socialismo se haya hecho cargo del Gobierno de España», remarcó. Se reafirmó en la intención del PSE de unir voluntades muy distintas sobre unos mínimos que suman a toda la sociedad, «para impedir que los aspiraciones maximalistas de una parte de esa sociedad perjudiquen al conjunto de la ciudadanía». Adelantó que «va a seguir siendo así» a pesar de las elecciones de mayo, una cita que, según reprochó, «parece que es lo único que preocupa a los grupos de la oposición». Auguró que en el Parlamento Vasco va a haber mucha tentación de pensar «más en algún voto que se pueda arañar, que en algún derecho que se pueda conquistar».

Bloqueo presupuestario

En su batería de críticas, la política socialista citó las posiciones prefijadas de EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP con respecto a los Presupuestos, que «no han sumado más que para bloquear, y además se han demostrado incapaces de sumar para construir». Lo han hecho, describió, con «excusas» diferentes, pero coincidiendo en lo fundamental: «en dar una patada al Gobierno en la cara de la ciudadanía», en un momento que consideró «extraordinariamente delicado para nuestros derechos y libertades».

En el capítulo del autogobierno, la líder de los socialistas vascos aseguró que sigue en pie su propuesta de un «cauce central», en el que quepan todos sin que nadie renuncie a sus ideas y sin que se pongan en cuestión los cimientos sobre los que ha progresado Euskadi. Apuntó que los partidos están a tiempo de encauzar ese debate «que tan poco preocupa en la calle» y que «tanto les ocupa a los políticos para hacer algo productivo», esto es, un nuevo pacto de convivencia que preserve la pluralidad. El PSE avisó de que es tiempo para pensar si es posible alumbrar un nuevo Estatuto para Euskadi, «con quienes no son capaces de comprometerse todavía con unos mínimos éticos ni con las cuestiones prácticas, con las partidas presupuestarias que resultan útiles para mejorar la vida de la gente».

 

Fotos

Vídeos