El PNV eleva sus exigencias al PSN para gobernar Navarra tras impedir alcaldías de Geroa Bai

Uxue Barkos, líder de Geroa Bai. /
Uxue Barkos, líder de Geroa Bai.

La formación de Uxue Barkos reclama presidir el Parlamento y la presencia de EH Bildu en la Mesa para probar que no hay un pacto oculto con UPN

Miguel Ángel Mata
MIGUEL ÁNGEL MATASAN SEBASTIÁN.

Geroa Bai, la coalición navarra de la que forma parte el PNV, elevó ayer sus exigencias al Partido Socialista si aspira a contar con su necesario apoyo para investir presidenta de la Comunidad foral a su candidata, María Chivite. La formación de la presidenta en funciones, Uxue Barkos, exigió la Presidencia del Parlamento foral, a la que también aspiran los socialistas, y que EH Bildu tenga presencia en la Mesa de la Cámara en la votación que se celebrará mañana durante la constitución del legislativo navarro. La segunda de las condiciones es toda una prueba de fuego para el PSN que, como reiteró ayer el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, tienen establecida una línea roja en torno a cualquier pacto, implícito o explícito, con la izquierda abertzale.

La propuesta de Barkos constituye un órdago en toda regla motivado por la actitud del PSN el sábado en la jornada de constitución de los ayuntamientos, cuando los socialistas evitaron apoyar candidaturas en las que EH Bildu pudiese formar parte del equipo de Gobierno o su papel fuera determinante, lo que posibilitó que en muchos municipios la abstención de los socialistas permitiese que las alcaldías hayan sido para Navarra Suma, la coalición que agrupa a UPN, PP y Ciudadanos, como fuerza más votada.

Una decisión que tuvo como derivada desplazar a Geroa Bai del Ayuntamiento del Valle de Egüés, cuarta localidad más poblada de Navarra. Dos ediles socialistas también se abstuvieron (llegaron tarde al pleno) en Zizur Mayor, aunque allí sus votos no eran determinantes y Geroa Bai se hizo con la Alcaldía gracias al apoyo de EH Bildu y AS Zizur.

«Acuerdo incumplido»

A este respecto, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, reveló ayer que existía un acuerdo con los socialistas (fuentes jeltzales aclararon después que era con el PSN y no con la dirección nacional) para que estos apoyasen las alcaldías de Geroa Bai y viceversa, y que «no pasó lo que teníamos hablado». En declaraciones a la radio pública vasca, el líder jeltzale mostró sus sospechas de que pueda haber un «acuerdo tácito» entre el PSN y UPN en Navarra y que su partido está «con la mosca detrás de la oreja» por lo que pueda pasar mañana en la constitución del Parlamento navarro. «Cuando de un acuerdo el único beneficiado es UPN, uno tiene derecho a sospechar», remarcó Ortuzar, quien apostó por la vía de la prudencia y explicó que «vamos a dejar a beneficio de inventario que lo que pasó el sábado pudieran ser lógicas de cada pueblo».

Así se explicaría el endurecimiento de la postura de Geroa Bai, como una maniobra para que el PSN muestre sus cartas lo más pronto posible y despeje las incógnitas. Ortuzar concedió en este sentido que mañana «va a ser un día importante», ya que la constitución de la Mesa del Parlamento «es un acto de relevancia política en el que va a tener que enseñar sus cartas, sí o sí».

Reflejo en Madrid

El presidente del PNV volvió a vincular lo que suceda en Navarra con lo que pueda decidir el PNV en la investidura de Pedro Sánchez, y elevó igualmente el nivel de exigencia para un eventual apoyo de su partido a la investidura del presidente en funciones. «Aunque somos partidarios de desligar ámbitos, para que haya una relación cómoda y fructífera entre partidos es mejor crear un buen clima de relaciones en todos los sitios. Y lo que pasó el sábado en Navarra no ha ido por esa vía, al contrario», señaló.

Ortuzar advirtió a Sánchez de que «no espere al PNV dando votos a ciegas por eso que se llama responsabilidad política» y que si quiere el 'sí' del PNV «habrá que hablar mucho de programa y proyectos». En este sentido, además de la clave navarra añadió los recelos que genera un eventual acuerdo del PSOE con Podemos, una formación «alejada de nuestro ideario» político con algunas propuestas que «suponen un retroceso en materia de autogobierno».

Más