El Ejecutivo Vasco se abre a retocar el IRPF en un nuevo gesto hacia el PP

Vivienda plantea cambios fiscales para promover el alquiler que deberán «evaluarse en la revisión tributaria para 2020»

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

El Gobierno Vasco está dispuesto a estudiar -o, al menos, a «revisar»- una de las reclamaciones estrella que el PP puso sobre la mesa para abrirse a apoyar los Presupuestos autonómicos de 2020: la fiscalidad.

Los populares vascos, capitaneados por Alfonso Alonso, llevan tiempo exigiendo -entre otras cuestiones- que el Ejecutivo de Iñigo Urkullu asuma una rebaja fiscal en todos los tramos del IRPF. Y ayer, aprovechando la presentación sobre una propuesta para incentivar el alquiler de vivienda y modular su precio, el consejero de Vivienda, Iñaki Arriola, anticipó que esta iniciativa sectorial debería «evaluarse de cara a la revisión del modelo fiscal que corresponde para 2020».

Lo cierto es que en 2017, los dos socios de Gobierno, PNV y PSE, junto con el PP, acordaron una bajada del Impuesto de Sociedades del 28% al 24% y se comprometieron a evaluar el IRPF de las rentas medias y bajas para el próximo año. Y ahora el Gobierno, según fuentes del Ejecutivo, no cierra las puertas a una reforma del IRPF que, en todo caso, correspondería a las tres diputaciones forales aprobar y poner en marcha. Por el momento, es el propio Gobierno Vasco el que plantea una modificación del Impuesto sobre la Renta. Cierto es que la propuesta se limita al apartado de las deducciones y se circunscribe al ámbito de la vivienda y no afecta al tronco del impuesto, los tipos, pero una vez abierta la vía de un retoque...

El inicio de los encuentros

Este gesto del Gobierno PNV-PSE se realiza, precisamente, un día antes de que el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, arranque hoy con los populares su ronda de contactos para tantear su disposición a acordar los Presupuestos de 2020. Y aunque las puertas están abiertas, dicen, a todos los grupos parlamentarios (EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP), desde la izquierda abertzale censuran cada vez que tienen ocasión los guiños del gabinete Urkullu hacia los populares.

Fuentes del PP vasco reconocían ayer que el Gobierno no les ha trasladado nada aún, pero que su intención de revisar el IRPF de la vivienda «puede ser un gesto», porque «entra dentro de lo que pedimos». Sin embargo, exigen que la bajada del IRPF se amplíe más allá del ámbito del alquiler de la vivienda, además de seguir manteniendo otras líneas rojas para apoyar las Cuentas, como la ruptura de su acuerdo con EH Bildu en el nuevo estatus o una revisión de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) para evitar el fraude.

Por su parte, el portavoz del Gobierno autonómico, Josu Erkoreka, volvió a pedir ayer a la oposición que aborde con responsabilidad y «realismo» los primeros contactos en torno a los Presupuestos y censuró tanto al PP como a EH Bildu y Podemos por unir sus votos «cada semana» para obstaculizar la labor del Ejecutivo. A juicio de Erkoreka, si algún grupo «se precipita» y fija posición antes de iniciar la negociación propiamente dicha -hoy solo será una presentación del proyecto- «se estaría poniendo en evidencia».