Casado sitúa a Maroto como senador autonómico por Castilla y León

Javier Maroto/EFE
Javier Maroto / EFE

Refuerza así a su 'número tres' en el PP que se quedó sin escaño por Álava

ADOLFO LORENTE

El exalcalde de Vitoria y vicesecretario de Organización del Partido Popular, Javier Maroto, será senador por designación autonómica a través del Parlamento de Castilla y León. Una propuesta que ha ratificado el comité electoral nacional del partido y que será adoptada por la Cámara de este territorio el próximo martes. Como avanzó este periódico el pasado 7 de julio, era el destino que Pablo Casado había pensando para él después de que su figura ganase muchos enteros en la Calle Génova durante las negociaciones poselectorales tras el varapalo de no lograr su escaño por Álava en el Congreso.

La opción era complicada, pero no imposible, como se acaba de comprobar. La idea que se baraja es que sea el nuevo portavoz de la Cámara Alta, aunque esta opción aún no está cerrada de forma definitiva. La mejor pista de que será así es que ocupará la vacante de Ignacio Cosidó, el ex director general de la Policía que fue portavoz en el Senado durante la pasada legislatura.

En la era Casado, la línea entre la depresión y la sonrisa es extremadamente fina. Demasiada agitación para una formación tan tradicional que Rajoy cinceló a su imagen y semejanza. Se avecinan cambios en la cúpula del partido de cara al primer aniversario del 'casadismo' (se cumple este fin de semana) y en esta reorganización del partido, el exalcalde de Vitoria jugará un «papel esencial». De momento, también mantendrá su cargo de vicesecretario general de Organización y Acción Sectorial (el 'número tres'). No es incompatible con ser senador, aunque sí resultaría algo más extraño en caso de asumir la portavocía en la Cámara Alta. No es habitual, pero tampoco es imposible.

Los vaivenes del PP

El vitoriano es uno de los mejores exponentes del carrusel emocional del PP. Ahora vive un momento relativamente dulce, de entrevista en entrevista poniendo voz a la estrategia de Casado tras haber rentabilizado sobremanera los malísimos resultados del 28-A en detrimento de Ciudadanos y Vox, los grandes perdedores de la negociación postelectoral. Que los populares salieron victoriosos del primer 'round' relativo al reparto de los ayuntamientos se evidencia en lo que está sucediendo ahora en Madrid y Murcia, donde los de Albert Rivera y los de Santiago Abascal han radicalizado sus posicionamientos para intentar sacar pecho.

Si su mayor batacazo fue no lograr el escaño alavés el 28-A, el peor momento de Maroto fue el comité ejecutivo celebrado el 30 de abril, donde la asturiana Mercedes Fernández, 'Cherines', pidió su cabeza por su papel como director de campaña. Fue en esta reunión cuando Cuca Gamarra e Isabel García Tejerina tomaron las riendas de las campañas locales y europeas previstas para el 26-M. El entorno de Maroto siempre negó que fuese un castigo, alegando que la decisión fue suya. No fue la interpretación del conjunto de medios, que sí lo vieron como un peaje por la debacle electoral.

La bola de nieve fue creciendo de tal forma que el propio Pablo Casado salió esa misma noche en Twitter para respaldar al exalcalde de Vitoria. «Ha sido, es y seguirá siendo una persona de mi absoluta confianza en la dirección nacional. Desde hoy, además, tiene el mandato del comité ejecutivo para reforzar nuestra estructural territorial en toda España».

En eso sigue. Y ahora, además, desde el Senado