Bronca de la cúpula de los fiscales vascos al juez del 'caso De Miguel'

Jaime Tapia, de camino al Palacio de Justicia de Vitoria. /IGOR AIZPURU
Jaime Tapia, de camino al Palacio de Justicia de Vitoria. / IGOR AIZPURU

Exigen a Jaime Tapia «respeto a la ley» después de que el magistrado acusara al Ministerio Público de «inflar» las peticiones de condena

ANTONIO SANTOS

Pocas veces la junta de fiscales jefe del País Vasco se pronuncia en público. Ayer, sin embargo, la Fiscalía Superior difundió una nota de prensa en la que evidencia su enfado con el juez del caso De Miguel. Exigen a Jaime Tapia «respeto a la ley procesal vigente», después de que el magistrado, en una entrevista el viernes, acusara a los fiscales de «inflar» las peticiones de condena «de forma habitual».

En el comunicado, la junta de fiscales jefes alude a «la oportunidad» de que el juez aceptara contestar preguntas sobre «un juicio no concluso» y le reprocha que sus declaraciones «puedan interpretarse como un cuestionamiento» de la labor del Ministerio Público y del «sistema de conformidades previsto en la práctica totalidad de sistemas procesales europeos».

El juez Tapia aseguró que «desde hace 15 años quienes nos movemos en el mundo de la Justicia sabemos que los escritos de las acusaciones normalmente, y para que la gente lo entienda, están inflados». El magistrado dijo hablar «en abstracto», pero aseguró que la «literatura jurídica» ya reconoce que los representantes del Ministerio Público «piden más años» de los que corresponden. Esa petición elevada de penas tendría como objetivo llegar después a un acuerdo de conformidad como el que negocia la Fiscalía con las defensas de los principales acusados por este supuesto caso de corrupción.

«Regatear en el mercado»

«Esto tiene cierta lógica porque es como cuando uno va a regatear al mercado. Te piden doscientos y luego puede quedarse en otra cantidad. ¿Esto está bien? De alguna manera, lo contempla la ley y, por eso, las fiscalías de toda España mantienen que ir con el mínimo legal previsto, las posibilidades de llegar a un pacto de conformidad son mínimas o pocas, pero si fijas una cantidad y luego bajas hay mayores posibilidades», explicó.

Ante estas palabras, la junta de fiscales jefe acusó a Tapia de «trasladar al ciudadano la errónea impresión» de que «el cumplimiento de la legalidad o de proporcionalidad solo corresponde al tribunal» y «no a los fiscales o a los jueces de instrucción». De ahí que los responsables del Ministerio Público pidan al magistrado «respeto a la ley procesal vigente». Recuerdan que son los fiscales quienes tienen que acotar «los márgenes en los que debe moverse» el juez a la hora de dictar sentencia y advierten de que ningún tribunal puede «condenar por delitos diferentes o penas superiores a las solicitadas por las acusaciones. «Es en el juicio oral donde se han de cambiar las conclusiones provisionales en definitivas o presentar conclusiones alternativas cuando los hechos se pueden encuadrar en varios delitos o ser procedente otra pena», añade el comunicado.

Como publicó este periódico el pasado sábado, las declaraciones de Tapia habían provocado una fuerte conmoción en el Palacio de Justicia de Vitoria, al entender que atacaba la actuación de la Fiscalía en el caso De Miguel en un momento tremendamente delicado, cuando se está negociando una condena a la baja para todos los procesados. Fuentes judiciales consideran que las palabras de Tapia podrían dar argumentos para solicitar una nulidad de la causa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos