PP y EH Bildu de Ermua coinciden colocando la flor en el homenaje a Miguel Ángel Blanco

Los concejales Francisco Javier Sánchez (PP) y Paul Yarza Agirregomezkorta (EH Bildu) colocan a la vez una rosa./Ignacio Pérez
Los concejales Francisco Javier Sánchez (PP) y Paul Yarza Agirregomezkorta (EH Bildu) colocan a la vez una rosa. / Ignacio Pérez

Todos los grupos municipales se sumaron al acto del Ayuntamiento en recuerdo del edil asesinado por ETA

LORENA GIL

El Ayuntamiento de Ermua ha rendido hoy homenaje a Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado por ETA hace 22 años, con una ofrenda floral en la que han participado todos los partidos con representación municipal. También EH Bildu. No es la primera vez que la izquierda abertzale se suma a este acto. Lo hizo el año pasado, si bien entonces la reclamada unidad política no fue total, al reprochar el PP a la coalición soberanista que asistiera sin condenar el asesinato de Blanco. Hoy, en plena batalla por el relato y a penas dos semanas después de que la propia Mari Mar, hermana de la víctima, cargara contra EH Bildu en el Congreso, se vivieron escenas tan curiosas como la de los concejales Francisco Javier Sánchez (PP) y Paul Yarza Agirregomezkorta (EH Bildu) colocando a la vez una rosa en memoria de Miguel Ángel Blanco. El Consistorio de Ermua también ha recordado al peluquero de Ermua Sotero Mazo, asesinado por la banda terrorista en 1980.

El encargado de tomar la palabra ha sido el alcalde de Ermua. Juan Carlos Abascal ha recordado que al acabar con la vida de Miguel Ángel Blanco y de Sotero Mazo, ETA asesinó «con una crueldad inexplicable, desconcertante, a personas sencillas», si bien ha afirmado que «no consiguió sus objetivos totalitarios» ni arrebató su «dignidad» al pueblo de Ermua. El regidor ha apelado a «no permanecer en silencio» frente a quienes siguen homenajeando a los presos de ETA y en un momento, ha añadido, de «auge de los fascismos». Ha lamentado, en este sentido, que existan grupos que organicen recibimientos y «den tratamiento de héroes a los terroristas presos», al mismo tiempo que siguen calificando de «franquistas y antivascos a quienes defendemos la pluralidad de orígenes, de identidades y de ideologías entre los vascos». Ha abogado en este sentido por «combatir» el fascismo y «construir un futuro distinto, dejando una sociedad mejor» a las generaciones venideras, para lo que ha asegurado que es necesario recordar el pasado y evitar que «la historia vuelva a repetirse».

Al homenaje han acudido, entre otros, el delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza; la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Ejecutivo vasco, Mónica Hernando; así como corporativos de todos los grupos municipales y vecinos de la localidad.