El PP de los de la bandera en el balcón

Sin olvidar al que sonó y que no fue, Suárez Yllana. Y al que fue y no repitió, Ángel Garrido. Pablo Casado se apoya en su grupo más próximo, en edad e ideología. "La escuela del 'pico y pala'. La escuela del reivindicar los principios, querida Esperanza (Aguirre)". Liberalizar, flexibilizar... menos gobierno y más sociedad. "No nos enredemos en programas, absolutamente eternos, en esas páginas, 300 páginas que no leen ni los candidatos". Reducir todo a un puñado de cosas para ilusionar a un país, dice, que no puede más. "Una gente que tuvo que bajar a la tienda de ultramarinos a comprar una bandera de España y anudarla, embridarla en su balcón para decirle a los políticos 'represéntenme'". Que han llegado para quedarse, sin sobreactuar, mensaje a Vox. "Que no sabemos ese voto dónde va a parar. Que no sabemos si ese voto luego podrá dialogar". Aunque, intención, extender sus acuerdos de gobierno en Andalucía. "Es lo que va a pasar en muchos sitios". Toque también a Ciudadanos. Aunque la mayor crítica, a Sánchez. "Tenemos a un mentiroso en el Gobierno de España, que él se quiere quedar aquí hasta 2020 aunque sea retorciendo las instituciones, pasando por encima del Senado o incluso alargando un presupuesto o aprobándolo con los que quieren romper España". Prolongando la agonía, en definitiva, para financiar su campaña electoral.