Badalona quemó ayer su 'Dimoni' vestido de preso y encerrado en una celda con el número 155

Badalona ha quemado su polémico 'Dimoni', símbolo de sus fiestas que este año ha sido un demonio vestido de preso y encerrado en una celda con el número 155. 'El Demonio que gritó libertad' así se llamaba la falla que ha ardido en la celebración de las Fiestas de Mayo de la localidad barcelonesa y  que ha estado rodeada de polémica, mucho se ha discutido sobre la conveniencia de que el demonio sirviera para reclamar la libertad de los políticos presos por orden del Tribunal Supremo.