La Audiencia Nacional aparta al juez 'maldito' del PP del juicio sobre la caja B

José Ricardo de Prada. /Archivo
José Ricardo de Prada. / Archivo

Admite que De Prada tiene comprometida su imparcialidad por haber considerado probada la existencia de las cuentas opacas en la sentencia de 'Gürtel' que hizo caer a Rajoy

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El juez más odiado por el Partido Popular no será parte del tribunal que juzgará la caja B de la formación conservadora. El pleno de la Sala de lo Penal ha decidido aceptar la recusación del PP y de Luis Bárcenas contra el magistrado progresista al entender que el juez tiene comprometida su imparcialidad al haber considerado ya probada la existencia de las cuentas opacas del partido en la sentencia sobre la primera época de la trama 'Gurtel' (1999-2005), de la que fue ponente. El pleno, muy dividido y compuesto por 15 magistrados, ha adoptado la decisión de apartar a De Prada por 8 votos a favor y 7 en contra.

El magistrado 'maldito' del PP, no obstante, que juzgue otras de las numerosas piezas de 'Gürtel', la de las presuntas irregularidades de la trama en. El pleno, esta vez por diez votos a favor y cinco en contra, ha decidido mantenerlo al entender que haber participado en la primera sentencia de 'Gürtel' no compromete su imparcialidad para analizar los supuestos amaños en este municipio. De Prada había sido recusado en esta 'causa menor' de la trama corrupta

Fueron el PP y Luis Bárcenas los que solicitaron apartar del tribunal al juez por las expresiones tan duras que usó contra el partido en la sentencia que se hizo pública el 25 de mayo de 2018 y que, a la postre, provocó la moción de censura y la posterior caída del Gobierno de Mariano Rajoy.

«Estructura paralela»

Entonces, De Prada, aunque no tenía por qué entrar a valorar la existencia o no de la supuesta contabilidad en negro del partido, dado que su misión era tratar solo de dilucidar las responsabilidades penales de Francisco Correa y sus adláteres, dio como hecho probado que el PP tuvo «una estructura financiera y contable paralela a la oficial, cuyas partidas se anotaban informalmente, en ocasiones en simples hojas manuscritas como las correspondientes al acusado Bárcenas, en las que se hacían constar ingresos y gastos del partido, o en otros casos, cantidades entregadas a personas relevantes del partido».

Estupor

El hecho de que el tribunal sobre las primeras andanzas de la trama corrupta (que además de De Prada estaba formado por los magistrados Ángel Hurtado y Julio de Diego) entrara de lleno en la existencia de la caja B provocó cierto estupor en medios judiciales, ya que al tribunal que debía enjuiciar la pieza conocida como 'papeles de Bárcenas', abierta tras la publicación de las anotaciones del extesorero sobre la contabilidad paralela y que derivó en la macro causa sobre la supuesta financiación irregular del PP.

El propio De Prada, durante la vista por los incidentes de recusación, admitió que aquella dureza en la sentencia podría haber abonado las dudas sobre su «apariencia de imparcialidad» para enjuiciar la caja B, aunque rechazó apartarse de forma voluntaria del tribunal.

Ahora, tras su salida forzada, el tribunal que juzgará la supuesta 'caja B' del PP (en realidad la causa aborda la reforma con presunto dinero negro de la sede de la calle Génova y la compra, también con fondos opacos, de acciones de Libertad Digital) estará formado por María José Rodríguez Duplá, María Fernanda García Pérez y un tercer magistrado que se ha de designar en sustitución de De Prada.

De momento sólo se conoce el fallo de la Sala de lo Penal que veta a De Prada seguir en el tribunal de la 'caja B'. Los argumentos de la Audiencia Nacional para considerar que no iba a ser imparcial después de lo que escribió en la sentencia que acabó con el Gobierno de Rajoy los expondrán en un auto que se hará público en los próximos días y que redactará el magistrado Francisco Vieira Morante.

La de hoy es la cuarta recusación que admite la Audiencia Nacional en las diferentes piezas de 'Gürtel'. Ya apartó por posible afinidad al PP a la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel, y a Enrique López (actual consejero madrileño de Justicia), del juicio a la primera época y del de la 'caja B', del que también tuvo que salir por el mismo motivo el magistrado Juan Pablo González, actual presidente de la Audiencia de Madrid.