Andoni Ortuzar: «Sánchez se ha precipitado con la moción y le vamosa pedir certezas»

Andoni Ortuzar./USOZ
Andoni Ortuzar. / USOZ

«Nosotros no queremos elecciones ya. Sería un despropósito que le pondría a Ciudadanos la situación en bandeja y no arreglaría nada», asegura el presidente del EBB del PNV

MIGUEL VILLAMERIELBILBAO.

Andoni Ortuzar adoptó el pasado miércoles «la decisión más compleja» desde que es presidente del EBB al aprobar los Presupuestos de Rajoy con el 155 aún vigente en Cataluña. Esta entrevista estaba enfocada a que el líder del PNV explicara las razones que llevaron al PNV a apuntalar la legislatura de Rajoy, pero la sentencia del caso Gürtel y la posterior decisión del socialista Pedro Sánchez de presentar una moción de censura han vuelto a sumir a la política española en la incertidumbre. El PNV esperará a ver qué movimientos políticos se producen en los próximos días antes de decidir su postura respecto a la moción.

-Una de las razones del PNV para aprobar los Presupuestos fue dotar de estabilidad a la política española, pero la calma no duró ni un día.

-La sentencia del caso Gürtel es grave porque da carácter de verdad judicial a algo que todos sospechábamos. Nosotros hemos sido siempre muy críticos con la pasividad con la que el PP ha asumido sus fenómenos de corrupción y también con el 'aquí no pasa nada' que quieren instalar ahora. Después vino la reacción del PSOE, con lo que se está convirtiendo en un práctica habitual en la política del Estado, que es dar una rueda de prensa para decir a los demás lo que tienen que hacer. No creo ni que la posición del PP ante la corrupción ni la forma en la que está gestionando Pedro Sánchez la moción de censura sean la mejor manera para que las cosas vayan bien.

«Preguntaremos al PSOE por la agenda vasca y por los cambios en el modelo territorial del Estado»

«Necesitamos garantías de que no se van a tocar nuestras aportaciones a los Presupuestos»

«Ni Rajoy ni Sánchez me han llamado por ahora; primero deben lidiar con los principales partidos»

-¿Qué prevé que puede ocurrir con esa moción de censura?

-Pues no lo sé. Nosotros vamos a seguir actuando con responsabilidad, vamos a escuchar a Sánchez para saber qué propone, porque por el momento no tenemos ningún dato más allá de lo que dijo el viernes, y le vamos a pedir certezas. Si no las hay, la sensación que podemos tener es que aquí hay un interés cortoplacista y electoral, lo que sería un error. Queremos saber si va en serio.

-¿Qué sería ir en serio?

-Le preguntaremos qué cambio va a establecer sobre las políticas actuales, sobre el modelo territorial, sobre los autogobiernos de Euskadi y Cataluña, sobre la posición de cerrazón que el propio PSOE ha tenido hasta ahora en esos temas. En las últimas semanas, Sánchez había entrado en una competición con Ciudadanos y el PP para ver quién era más duro en la cuestión catalana. Nos gustaría saber también cuáles son sus compromisos con la agenda vasca y con las cosas que nosotros hemos ido apalabrando en los últimos tiempos. Sánchez también ha aludido a unas medidas de regeneración democrática y nos gustaría saber cuáles son, porque supongo que algunas tendrán que ver con el respeto a la pluralidad del Estado en cuando a identidades nacionales. Todas esas respuestas no las tenemos y por ahora no hemos recibido ninguna oferta concreta más allá de un pacto de adhesión a algo que no conocemos.

-¿Sánchez no le ha llamado?

-No.

-Esas preguntas que avanza, ¿en algún caso serán exigencias?

-Ante una moción de censura, más que a quién se quita, nos interesa saber para qué se le quita y cuál va a ser el cambio. La moción tiene que ser constructiva para que alguien asuma esa responsabilidad para hacer cosas diferentes. Eso es lo que nos tiene que explicar, cuáles son esas medidas y esos cambios. El PNV es una fuerza abertzale que, en función de las respuestas que reciba, verá si merece la pena cambiar o no.

-En la cuestión del modelo territorial, si no hay una propuesta de cambio por parte de Sánchez, ¿el PNV no apoyará su moción?

-Todavía es pronto. El EBB ni siquiera ha empezado a tratar el tema, ni tenemos una oferta concreta sobre la propuesta de Sánchez. Pero las cuestiones que he señalado serán ejes fundamentales para nosotros. No sé si definitivos pero, en función de sus respuestas, nos quedaremos más o menos fríos ante la posibilidad de apoyar la moción.

-En estos momentos, ¿son escépticos sobre la posibilidad de que la moción vaya a prosperar?

-Más que escépticos, somos conscientes de que nuestros votos serían definitivos si antes suceden un montón de cosas que darían muchas pistas políticas. Por ejemplo, querría decir que Ciudadanos se ha desmarcado de la iniciativa. Nosotros queremos ver cómo funciona la relación entre las tres fuerzas españolas que pueden alterar este marco, y hasta qué punto es compatible una entente del PSOE con la aquiescencia, parece que acrítica, de Podemos, y con un Ciudadanos que lo que quiere son elecciones ya.

-Lo de que se produzca un adelanto electoral parece que va cogiendo fuerza en las últimas horas...

-Nosotros no queremos elecciones ya, nos parece un despropósito porque, además, sería ponerle en bandeja a Ciudadanos la situación y no arreglaría nada. Tengo dudas también de que al PSOE le beneficien unas elecciones en el cortísimo plazo. De todo esto hay que hablar, porque nos están pidiendo a los demás un voto que sería darle a Sánchez el poder de convocar elecciones sin que haya negociado nada con nosotros.

-¿El PNV preferiría que saliera adelante la moción de censura antes que un adelanto electoral?

-Tampoco sabemos qué viabilidad va a tener la moción de censura en el tiempo. Es todo muy incierto, creo que se han apresurado y que hay una gran indefinición para una iniciativa tan seria como esta. Tendría que haber habido otro tipo de cocina y otro tipo de contactos, sin tanta prisa y sin tanta urgencia por salir. Ese es uno de los grandes defectos de la política española actual: todo se hace para salir en el próximo informativo.

-¿Van a esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos antes de posicionarse a favor o en contra?

-Más que los acontecimientos, para tener certezas de cuál es el planteamiento. Aquí da la sensación de que todo pivota en torno a quitar a Rajoy, que es legítimo y respetable, pero a nosotros nos interesa más saber qué es lo que va a pasar a partir de eso, y nadie nos lo ha explicado todavía.

-¿Esta moción de censura puede poner en riesgo que los Presupuestos sean aprobados en el Senado? ¿Les preocupa esta cuestión?

-Evidentemente, si nosotros hemos dado el plácet a los Presupuestos es porque queremos que se cumplan, porque los compromisos que hay para Euskadi son buenos. En teoría, una moción de censura no debería interferir para que la mayoría del PP en el Senado los refrendase. Otra cosa es que un PP enrabietado dijera 'pues ahora no hay nada'. Pero claro, nosotros al PSOE le pediríamos garantías de que nuestras aportaciones a los Presupuestos, en la cuestión de pensiones o agenda vasca, no se iban a tocar. Porque, si no, nos pedirían un cheque en blanco para encima poner en cuestión gran parte de nuestra posición política estos últimos meses.

-¿Sería contradictorio que el PNV apoyara una moción de censura contra Rajoy a los pocos días de haberle aprobado los Presupuestos?

-Bueno, es una cuestión política extraordinaria que habrá que valorar en función de lo que sea mejor para Euskadi. Lo veremos según se vayan produciendo los movimientos políticos. Por otro lado, lo que es contradictoria es la política española en su conjunto, porque es una especie de ducha escocesa en la que, cuando parece que las cosas se clarifican, siempre llega una sentencia o una interferencia que pone todo patas arriba.

-El caso es que el foco vuelve a estar sobre el PNV y sus cinco diputados, que pueden ser decisivos.

-No, no, no. A ver, aquí hay cuatro grandes jugadores que son PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos. Ellos son los que tienen que posicionarse. Si luego, por sus descartes o por sus conveniencias políticas, nuestros votos son relevantes, ya administraremos nuestra posición. Pero nosotros no les vamos a hacer el caldo gordo ni a los unos ni a los otros desde ahora. Tomaremos la decisión cuando la tengamos que tomar, no vamos a admitir ese peso en nuestra mochila. Nosotros, a Euskadi y a su gente.

-Si, cuando haya que votar, el PNV decide no censurar a Rajoy, ¿le acusarían de ser su salvavidas?

-Eso es una hipótesis y es hacer política ficción. No es el PNV el que puede tumbar a Rajoy, antes que nosotros pueden tumbarle muchos otros. Para que salga adelante la moción haría falta que se impliquen directamente otros partidos y hoy (por ayer) algunos de los que el viernes garantizaban su apoyo ya han empezado a poner condiciones. Y al resto no les presionan o les dicen que son decisivos. El PNV, de momento, ni sí ni no.

-¿Es consciente de que muchas miradas se dirigen a ustedes?

-Nuestro objetivo no es gobernar España, nuestro objetivo es Euskadi. Estamos en el grupo de los que no se juegan la gobernabilidad de España. Esa se la juegan las cuatro fuerzas principales del Congreso y son ellos los que se tienen que aclarar. Los unos y los otros tendrán que entender que para tomar decisiones necesitamos seguridades, concreciones y ver hacia dónde se va en el caso de que haya un cambio. Y si no lo hay, también necesitamos saber cuál es la hoja de ruta de aquí a final de legislatura.

-¿Rajoy le ha llamado desde que se presentó la moción contra él?

-No, no. Ni Rajoy ni Sánchez. Supongo que porque los dos son conscientes de que primero tienen que lidiar con los cuatro partidos españoles.

-¿Esta incertidumbre puede volver a complicar el final del 155?

-Yo creo que no. En ambas hipótesis, es un tema que hay que desatascar. A Rajoy le convendría en el caso de seguir y, para Sánchez, va a ser una condición 'sine qua non' por parte de los catalanes.

-Con la capacidad de supervivencia que caracteriza a Rajoy, ¿podría salvar esta moción e incluso un adelanto electoral?

-Pues no es una hipótesis descartable. Con independencia de la decisión que tome el PNV, creo que Sánchez se ha precipitado en la presentación de la moción. La tendría que haber cocinado un poco más.

-¿Esa precipitación podría llevarla al fracaso?

-Iremos viendo. La política es el arte de dialogar y de acordar, así que veremos.

Más noticias