Alonso lidera la delegación vasca que irá al acto del PP

El partido en Euskadi movilizará a más de cien personas que acudirán a la convención en Madrid los próximos 18, 19 y 20 de enero

Ainhoa Muñoz
AINHOA MUÑOZ

La convención nacional que el PP celebrará en Madrid entre los días 18 y 20 de enero se prevé multitudinaria, a tenor del número de dirigentes que acudirán solo procedentes de Euskadi. El PP vasco, con Alfonso Alonso a la cabeza, acudirá en bloque al acto político de los populares que servirá para el rearme ideológico de la información. La única excepción es Borja Sémper, que será baja en el encuentro del PP al coincidir con la Tamborrada.

La delegación vasca que aterrizará en la capital reunirá a más de un centenar de personas. Entre ellos, la dirección casi al completo del PP en Euskadi: Alfonso Alonso, Amaya Fernández, Iñaki Oyarzábal, Raquel González... Toda la cúpula de la formación vasca, además de decenas de afiliados, respaldarán a Pablo Casado en su primera convención nacional del PP como líder del partido, a pesar de las discrepancias que algunos dirigentes vascos han verbalizado en contra de la estrategia de Casado en Andalucía y su acercamiento a Vox. Así, cada territorio vasco enviará a 20 delegados -60 en total-, el mismo número que la organización regional. Seis miembros acudirán en representación de Nuevas Generaciones del PP vasco y otros 36 dirigentes asistirán como 'miembros natos' del partido.

Alonso, en cualquier caso, se volcará en respaldar al presidente del partido. Aunque, probablemente, su presencia se retrase al día 20 y solo acudirá al último día de la convención. El motivo no es otro que el homenaje que se realizará al concejal del PP Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA en 1995. Este año, el acto se celebrará el día 19 en Polloe. Además de Alonso, también está previsto que acudan Sémper y el parlamentario popular Carmelo Barrio, además de dirigentes guipuzcoanos. El líder del PP vasco, en todo caso, procurará acudir al acto de su partido el mismo día 19 por la tarde, tras honrar la memoria de quien fuera su compañero de filas.