Agus Hernan: «El factor Cataluña nos preocupa por los reclusos. Sánchez necesita tiempo»

Agus Hernan./MICHELENA
Agus Hernan. / MICHELENA

«La sociedad vasca no entendería que el PP no dejase hacer al Gobierno en el terreno de la política penitenciaria»

Jorge Sainz
JORGE SAINZSAN SEBASTIÁN.

Tras su implicación en el proceso de disolución de ETA, el Foro Social Permanente se centra ahora en cuestiones como los presos y las víctimas. Su portavoz, Agus Hernan (Irun, 1961), que se reunió el mes pasado en la cárcel con dos portavoces de los reclusos, analiza la coyuntura marcada por el cambio de política penitenciaria del Gobierno.

-¿Cómo valora los dos primeros acercamientos de dos presos, en este caso disidentes de ETA?

-Responden a la aplicación de la legalidad para las personas en tercer grado. Es un paso positivo para ambos, sus familias y las propias víctimas. No son ni ningún gesto ni ningún privilegio, sino lo que la ley prevé. Para que todas las personas presas puedan hacer su propio recorrido individual deben previamente salir del primer grado en el que están actualmente el 95% de ellos.

-¿En qué situación estamos en materia penitenciaria tras dos meses de Gobierno socialista?

-Estamos gratamente sorprendidos de que esta cuestión tenga el nivel que ocupa en la agenda del presidente del Gobierno. El señor Jesús Loza ha cogido el relevo y va situando los elementos. Se está definiendo la hoja de ruta, ya que han hablado de empezar por presos enfermos y mayores, que si el acercamiento puede ser en uno o dos 'botes' a Zaballa... Queremos que se aplique el nivel de consenso reflejado por el 92% del Parlamento Vasco, dos tercios del navarro y todos los sindicatos. Esperamos que este verano se produzcan más cambios.

-¿La debilidad aritmética del Gobierno del PSOE en el Congreso puede condicionar sus movimientos en materia penitenciaria ante las críticas del PP y Ciudadanos?

-Desde el Partido Socialista se nos transmite confianza. En este sentido el factor de Catalunya es evidente que nos preocupa y mucho. El Gobierno de Sánchez necesita su tiempo para implementar una nueva política de convivencia, dentro de la cual la adecuación de la política penitenciaria es una piedra angular. Necesita poder agotar la legislatura. Sabemos de primera mano que, en este tema, los partidos que le apoyaron en la moción, incluidos los diputados catalanes, apoyan esa nueva política de convivencia. Todos ellos apoyaron la moción que presentamos en el Ayuntamiento de Barcelona el 29 de junio, que solo PP y Ciutadans no respaldaron. Son fuertes las oposiciones en España pero Sánchez sabe que cuenta con una mayoría en el Congreso español favorable. Desde el Foro Social a través de nuestras relaciones en Catalunya trabajaremos por articular esa mayoría. En nuestra reciente ronda en el Parlament hemos hablado con la mayoría de partidos catalanes y les hemos pedido que acompañen esos cambios, también desde Madrid. Estamos en una situación de esperanza por esta ventana de oportunidad. Pero hay que ser prudentes. No esperamos resultados espectaculares pero sí que se vayan dando avances para que la bicicleta estática se empiece a mover.

«El Foro Social pedirá a los partidos catalanes que acompañen esta ventana de esperanza»

«El plan para reintegrar a los presos debe estar pensado para que todos lo puedan recorrer»

-El nuevo líder del PP, Pablo Casado, ha endurecido su discurso contra los acercamientos.

-Está contrastado el dato de que Rajoy estaba trabajando en la hipótesis de flexibilizar la política penitenciaria tras la disolución de ETA. Ahora ha habido un cambio en el PP, pero la violencia en el País Vasco siempre ha sido una cuestión de Estado y este terreno debe seguir así. El PP debería dejar hacer al Gobierno porque esto es bueno para curar las heridas y la construcción de la convivencia, al igual que el tema de las víctimas y la memoria inclusiva. Beneficiaría a la sociedad vasca y también a la española. La sociedad vasca no entendería que el PP no acompañase este proceso o al menos no dejase hacer.

Reconocer el daño causado

-Se debate sobre si los presos deben profundizar en su autocrítica y rechazo de ETA para poder flexibilizar la situación.

-Planteamos que cualquier plan de reintegración tenga el nivel de consenso político, social e institucional actual, y que se haga contando con la opinión de los presos y para que todos ellos lo puedan recorrer. Los presos no pueden hacer un diseño en la soledad de su celda a mil kilómetros. Debe ser un diseño triangular entre los gobiernos, vasco y español, la sociedad civil y los propios presos, con un plan de reintegración pensado para que la totalidad de los presos lo pueda recorrer. Y los presos deben reconocer el daño causado, como aportación a la convivencia de este país, pero debe estar en los planes de reintegración el cómo materializar eso.

-Otro asunto clave es la flexibilización del régimen carcelario y el paso al segundo grado.

-El reciente auto de Marta Igarriz para aceptar el cambio de grado define algunos criterios. La primera etapa es acabar con la actual situación de excepcionalidad penitenciaria. Mientras estén en primer grado no pueden hacer peticiones de estas características para acceder a permisos o el tercer grado. El auto de Igarriz orienta algunas cuestiones al hablar de la distancia con el delito cometido, su comportamiento dentro de la cárcel y su entorno familiar para proceder a la reintegración. Argumentos normales que rompen con el argumento fotocopiado hasta ahora de 'miembro de una organización terrorista no disuelta'. Este auto puede definir el terreno de juego.

-Usted estuvo el 21 de julio con dos portavoces del EPPK en Albolote (Granada). ¿Les vio dispuestos a avanzar en la autocrítica?

-Ya han expresado su disponibilidad a reconocer el daño causado, pero siguen sin poder acceder al segundo grado para poder hacer ese recorrido, que luego cada uno lo formulará de una u otra manera. Pero hay voluntad de hacer ese camino.

 

Fotos

Vídeos