«Un día mi abuela desapareció y no sabemos ni dónde está ni quién se la llevó»

Mendoza, Arrue, Roa, Olano, Itxaso, Vaquero y Landa posan ayer en el salón del Trono de la Diputación de Gipuzkoa. / MIKEL FRAILE
Mendoza, Arrue, Roa, Olano, Itxaso, Vaquero y Landa posan ayer en el salón del Trono de la Diputación de Gipuzkoa. / MIKEL FRAILE

La Diputación busca la «verdad judicial» en los crímenes franquistas en Gipuzkoa entre 1936 y 1944 mediante una querella criminal

Iraitz Vázquez
IRAITZ VÁZQUEZ

«Un día mi abuela desapareció, no sabemos quién se la llevó ni dónde está». Son palabras de Nati Roa, nieta de la arrasatearra Florencia Olazagoitia, militante socialista fusilada durante la Guerra Civil y cuyo cuerpo no ha sido aún encontrado. Su historia y la del sacerdote tolosarra José Ariztimuño, 'Aitzol', son la representación simbólica que ha elegido la Diputación de Gipuzkoa para presentar una querella criminal por los 979 crímenes cometidos por el franquismo en Gipuzkoa entre 1936 y 1944, recogidos y documentados por la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

La Diputación informó ayer que ejercerá la acusación popular en este procedimiento que se iniciará en breve simultáneamente junto con la familia, que se presentará como acusación particular. Con este procedimiento desde la Diputación pretenden lograr «un impacto social, el reconocimiento de la verdad judicial y abrir nuevas vías para provocar un cambio de postura en la judicatura y la jurisprudencia del Estado español», señaló el diputado general, Markel Olano, en un acto en el que participaron representantes de asociaciones de víctimas del franquismo y familiares de Florencia Olazagoitia y 'Aitzol'. De esta manera, desde la institución foral desean «ayudar para que se abran nuevos resquicios al muro de la impunidad».

Desde la Diputación consideran que los crímenes del franquismo son «de lesa humanidad, que no prescriben» y deben situarse en un contexto de «persecución generalizada y sistemática» por lo que no es necesario investigarlos todos de manera separada. «Es más posible avanzar en ese camino si se escogen casos representativos, que actúan como punta de lanza», explicó Anais Franquesa, del bufete de abogados que se encargará del procedimiento judicial. Por ello, presentarán un 'litigio estratégico'. Markel Olano incidió en la idea de defender «la verdad, la justicia y la reparación, derechos que deberán pertenecer a toda víctima de conculcación grave de derechos humanos y, como tal, la Diputación asume su defensa como compromiso social».

Los asesinatos de dos víctimas sirven como símbolo de los casi mil muertos en el territorio

Los familiares de las víctimas del franquismo presentes ayer en el salón del Trono del Palacio Foral no pudieron reprimir las lágrimas cuando recordaron el sufrimiento padecido por sus familiares. Con la voz entrecortada, Coro Arrue, sobrina nieta de 'Aitzol', agradeció «la posibilidad de poder conocer lo que ocurrió. En ningún momento podemos olvidar a las personas que siguen tiradas en las fosas y en las carreteras».