Urkullu y Ortuzar prevén un curso político «complicado» para los acuerdos

Ortuzar y Urkullu intervienen ante el grupo parlamentario del PNV/
Ortuzar y Urkullu intervienen ante el grupo parlamentario del PNV

El grupo parlamentario del PNV ha identificado los objetivos para el próximo año con las intervenciones del lehendakari y el presidente del EBB, que se marcan el reto de aprobar los Presupuestos y lograr un «acuerdo amplio» en el nuevo estatus

MIGUEL VILLAMERIEL

El PNV ha abierto oficialmente el nuevo curso político en el Parlamento Vasco este viernes con la «firme determinación» de alcanzar acuerdos con todas las formaciones políticas en todos los ámbitos. Aunque el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, han coincidido en que se avecinan «momentos complicados» para la actividad parlamentaria, sobre todo por la proximidad de una negociación presupuestaria para la que el Gobierno de coalición de PNV y PSE no cuenta con mayoría absoluta. Urkullu y Ortuzar han encabezado la reunión del grupo jeltzale en la Cámara de Vitoria, que se ha extendido por espacio de hora y media, en la que los Presupuestos de 2019 y el reto de lograr un «acuerdo amplio» en torno al nuevo estatus para Euskadi han sido destacados por ambos dirigentes.

En su intervención, Ortuzar ha trasladado al grupo jeltzale la visión que el EBB tiene de la situación política actual en Euskadi y en el Estado, según ha informado el partido en una nota. Entre los ámbitos en los que el PNV pretende alcanzar acuerdos con las distintas formaciones parlamentarias, figuran los Presupuestos Vascos de 2019, que se encuentran ya en fase de redacción por parte del Gobierno Vasco. Ortuzar ha reconocido que la situación política actual «va a complicar algo» esta tarea, pero no porque los Presupuestos «vayan a ser mejores o peores que los de años precedentes», sino por «motivos extraparlamentarios» que pueden afectar a los partidos que conforman la oposición.

El líder del EBB se ha referido en concreto a los casos de EH Bildu y el PP vasco. «EH Bildu no ha entrado históricamente a apoyar los Presupuestos por cuestiones tácticas y estratégicas, y últimamente presionada y coaccionada por otros actores que también esta vez pretenden anular su autonomía en la toma de decisiones». Respecto al PP, Ortuzar considera que «es posible que nos quiera devolver el daño que, supuestamente, les hemos infligido en Madrid al apoyar la moción de censura contra Mariano Rajoy». En cualquier caso, ha apuntado que «su voto negativo a las Cuentas no tendría nada que ver con éstas, sino con un ánimo de revancha». El presidente del EBB ha asegurado que no aprobar los Presupuestos «no sería ningún drama», pero ha garantizado que el PNV «pondrá toda su determinación política y toda su capacidad de diálogo y acuerdos al servicio de la aprobación de los Presupuestos».

Más

Ortuzar ha trasladado este compromiso de trabajo y esta «vocación de acuerdo amplio» a la consecución de un nuevo estatus político para Euskadi. Un reto que no habrá que afrontar hasta dentro de ocho meses, cuando los expertos presenten el texto articulado que les ha encomendado esta semana la ponencia de autogobierno del Parlamento.

En su análisis de la política española, Ortuzar observa una «operación de acoso y derribo contra Pedro Sánchez por parte de PP y Ciudadanos», pero ha advertido de que el futuro del Gobierno socialista no está en manos de estas dos formaciones de la derecha española, «que no suman mayoría en el Congreso», sino en la de «quienes ayudamos a Sánchez a llegar donde está», es decir, PNV, Podemos y los partidos catalanes. Según Ortuzar, la suerte de Sánchez dependerá en buena medida de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019. «Sánchez tiene un frente abierto en Cataluña, y los partidos catalanes son determinantes para sacar adelante los Presupuestos. Y también tiene un problema con Podemos, un partido que no sabe si quiere ayudar al Gobierno a agotar la legislatura o si prefiere marcar un mayor perfil de izquierdas y complicarle la vida ante un posible adelanto electoral». El líder jeltzale ha reiterado que la vocación del PNV es contribuir a la estabilidad.

Advertencia de Urkullu

Tras Ortuzar, ha sido el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien ha tomado la palabra. Además de repasar y hacer balance del cumplimiento del programa de gobierno y de las próximas iniciativas a implementar, Urkullu ha trasladado a los parlamentarios del grupo jeltzale las líneas fundamentales de su intervención en el pleno de política general del próximo jueves día 20. En su segundo año de mandato y en el ecuador de la legislatura, el lehendakari ha aventurado «tiempos complicados» para la acción política, y ha advertido de que habrá que tener «paciencia democrática» y actuar desde el sentido común y la cautela.

«Entramos en una segunda parte de legislatura que no será cómoda por las elecciones forales y municipales del próximo mayo. El clima se enrarecerá y puede provocar dificultades no sólo en la negociación presupuestaria, sino también en el ámbito de materias sectoriales determinantes como las políticas sociales». Urkullu ha asegurado que «estamos dispuestos y determinados a hacer frente a estos obstáculos y, desde nuestra responsabilidad, seguiremos impulsando la vía del acuerdo para construir entendimientos y responder a los retos de futuro». El lehendakari ha insistido en que es »tiempo de diálogo, negociación y espíritu constructivo«.

Como reto central del Gobierno de coalición de PNV y PSE, Urkullu sitúa el crecimiento de la economía, el empleo de calidad y el mantenimiento de los servicios públicos. «Nuestro objetivo central es continuar relanzando la economía para favorecer la creación de más y mejor empleo; junto a ello consolidar las políticas públicas». El lehendakari ha animado a los parlamentarios jeltzales a seguir propiciando espacios para el diálogo y el entendimiento para dotar de estabilidad al país.

EH Bildu está dispuesta a negociar unos «Presupuestos sociales»

La portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, ha mostrado este viernes la disponibilidad de su coalición a negociar las cuentas públicas para 2019 con el Gobierno Vasco, aunque ha dejado claro que para poder llegar a un acuerdo tendrán que ser unos «Presupuesto sociales».

Iriarte ha tendido la mano al gabinete de coalición de PNV y PSE, en minoría en la Cámara vasca, durante un desayuno informativo en el Parlamento, en el que ha adelantado las materias en las que su grupo centrará su trabajo parlamentario durante este curso político. Ha explicado que los principales retos de Euskadi son de materia social por la «miopía social terrible» que, a su juicio, muestra el Gobierno Vasco. Ha avanzado que su coalición tratará de sacar adelante en el Parlamento una batería de medidas para hacer frente a las «desigualdad social que se sigue acentuando» en Euskadi.

Tras denunciar que el Ejecutivo autonómico responde «con conformismo y sin alternativas» al «clamor en las calles» en favor del derecho a decidir, de la subida de las pensiones, y políticas feministas, Iriarte ha advertido a la institución de que si quiere contar con sus votos para sacar las cuentas de 2019 debe presentar «unos Presupuestos sociales».

PNV y PSE-EE están en minoría en el Parlamento Vasco y el PP ya ha anunciado que no pactará el proyecto del año próximo con el PNV si este partido no se retracta del pacto alcanzado con EH Bildu en la Ponencia de Autogobierno. «El problema lo tiene el Gobierno Vasco, que sabe que EH Bildu podría estar ahí (en el acuerdo presupuestario) si presenta unos Presupuestos sociales que den respuestas a las desigualdades sociales más importantes», ha insistido.

La portavoz soberanista ha indicado que el pacto en materia de autogobierno entre los dos grupos nacionalistas demuestra que los acuerdos son posibles, aunque ha reconocido que las posturas de ambos partidos «son muy diferentes» a la hora de hacer frente a las demandas en el área social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos