Abascal elegirá un candidato a la Alcaldía de San Sebastián para dar la batalla a Sémper

Presentará al aspirante en torno a abril, aunque todavía no han decidido quién sera el encargado de liderar la lista de la capital guipuzcoana

Iraitz Vázquez
IRAITZ VÁZQUEZ

Vox quiere aterrizar con fuerza en Gipuzkoa. A pesar de que en el partido de Santiago Abascal son conscientes de que es una plaza complicada, la formación elegirá un candidato en San Sebastián que batalle con Borja Sémper, el elegido por el PP para la Alcaldía de la capital guipuzcoana. Hasta ahora, el partido de extrema derecha no ha conseguido articular una lista de aspirantes en el territorio; ni en generales, ni en autonómicas, ni en municipales, ni en forales. Pero el auge que les han proporcionado los 12 parlamentarios que consiguieron en Andalucía sirven de espaldarazo para Vox.

Abascal aún no ha decidido quién va a ser su candidato «pero lo tendremos», aseguran voces solventes de la formación. A pesar de que todavía no ha sonado ningún nombre como aspirante a la Alcaldía de San Sebastián, pretenden darlo a conocer en torno a marzo o abril. Con tiempo suficiente para plantar cara a Borja Sémper en su carrera por la Alcaldía de San Sebastián. Se avecina una precampaña y campaña electoral con turbulencias entre ambas formaciones en Gipuzkoa.

Santiago Abascal y Borja Sémper son viejos conocidos. Ambos dirigentes coincidieron en la militancia de Nuevas Generaciones del Partido Popular a finales de los 90. El ahora presidente de Vox dejó la formación en 2013 tras la aplicación de la doctrina Parot, depués de que también consiguiera ser presidente de Nuevas Generaciones en Euskadi en el año 2000. El líder del PP en Gipuzkoa y Abascal mantuvieron una buena relación en aquella época. «Le recuerdo con mucho ardor guerrero y vocación por la política», reconoció Sémper en una entrevista a ETB cuando le preguntaron por el presidente de Vox.

Juntas Generales

Los resultados que el partido de extrema derecha ha cosechado hasta ahora en Gipuzkoa no son para echar las campanas al vuelo. El único precedente en las urnas en el territorio se remonta a los 978 votos obtenidos por Vox en las elecciones europeas de mayo de 2015, un 0,42% del total de los votantes guipuzcoanos. En mayo esperan empezar a revertir esta situación poco a poco. La fuerte irrupción que obtuvieron en Andalucía ha dado alas al partido de Abascal para construir una estructura en el territorio. Además de a la Alcaldía de San Sebastián, también pretenden presentar aspirantes en ciudades importantes como Irun o las Juntas Generales de Gipuzkoa.

Rascar votos a la candidatura de Sémper será el principal objetivo de Abascal. Intentará ser la china en el zapato del líder del PP en Gipuzkoa, el primer dirigente popular que se posicionó claramente en contra de modificar la ley de violencia de género y que marcó perfil propio ante la línea que ha marcado el presidente del PP nacional, Pablo Casado. «Hay cosas con las que no se puede jugar y este drama de la violencia contra la mujer no puede estar sujeta al mercadeo populista al que está intentando meter en la política española Vox», dijo Sémper.

No solo en Gipuzkoa, en Bizkaia y Álava también quiere dar guerra el partido de Santiago Abascal. Sí presentará candidatos en las principales ciudades de los dos territorios, así como en las Juntas Generales vizcaínas y alavesas. En Bizkaia y Álava, Vox ha sido más activo, aunque siempre con cifras testimoniales. En suelo vizcaíno logró su mayor resultado; los 2.297 sufragios de las europeas, un 0,56%. Mientras, en Álava, tierra de su fundador, se quedó en 942 papeletas en aquella cita de 2014. En las municipales y forales de 2015, repitió en Bizkaia y Álava, en los ayuntamientos junto a la formación Partido Familia y Vida, logrando 1.380 votos vizcaínos y 356 alaveses. En las generales de 2016, Vox probó suerte con 306 votos en Álava y 641 en Bizkaia.

Más