El Parlamento Vasco rechaza pedir que se rectifique la política de perfiles lingüísticos

El PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y el PSE-EE reprochan al PP sus «falsedades» y «fantasmas» en torno al euskera

EUROPA PRESSvitoria

El PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y el PSE-EE han reprochado al PP que mantenga un discurso sobre el euskera basado en "falsedades", argumentos "identitarios" y en sus "fantasmas" en torno a esta lengua, unas críticas que se han producido en respuesta a la denuncia de los populares sobre la "injusta" política lingüística que, a su juicio, desarrolla el Gobierno Vasco respecto a las convocatorias de empleo público.

El Parlamento autonómico ha debatido este jueves, a propuesta del PP, sobre el tratamiento del euskera, que junto al castellano es la lengua cooficial de Euskadi, en las convocatorias de empleo público del Gobierno Vasco.

La iniciativa del Partido Popular reclamaba al Ejecutivo autonómico que "rectifique" la "injusta y discriminatoria" política de "exigir el conocimiento del euskera como requisito indispensable para optar al empleo público".

La propuesta ha sido rechazada por el resto de grupos, que han defendido que la Administración debe ser capaz de atender a los ciudadanos en las dos lenguas oficiales y que, además, han negado que el dominio de la lengua vasca sea en la actualidad "indispensable" para acceder a un trabajo en la Administración autonómica.

Además de la propuesta del PP, se ha debatido una enmienda de totalidad de EH Bildu y otra enmienda conjunta del PNV y el PSE-EE. La iniciativa de la coalición soberanista, que tampoco ha salido adelante, sí que planteaba que a partir de 2018, el dominio de las dos lenguas oficiales de Euskadi sea un requisito "indispensable" para trabajar en las administraciones públicas del País Vasco.

La enmienda del PNV y el PSE-EE, finalmente aprobada con la abstención de Elkarrekin Podemos y el voto en contra de EH Bildu y el PP, insta al Ejecutivo autonómico a "continuar con el proceso de adaptación y actualización de los perfiles lingüísticos exigidos".

En el debate, la parlamentaria del PP Laura Garrido ha acusado al Ejecutivo autonómico de "persistir" en la "exigencia desproporcionada" del conocimiento del euskera que -a su juicio- establece en las convocatorias de empleo público. Además, ha reprochado al PSE que haya realizado un "triple salto mortal", en referencia a un supuesto cambio de posición de los socialistas en torno a este asunto.

«Falsas dicotomías»

Desde el PNV, Garbiñe Mendizabal ha acusado al PP de construir su discurso sobre esta materia a partir de "falsas dicotomías", y ha emplazado a ese partido a sumir que el euskera es "una lengua oficial" y a dejar de utilizarla con fines "partidistas". Además, ha destacado que la valoración del euskera en las Ofertas Públicas de Empleo es "mucho menor" a la de otros requisitos.

La parlamentaria de EH Bildu Rebeka Ubera ha criticado el discurso "ciego y retrógado del PP", al que ha asegurado que la pluralidad lingüística genera "nerviosismo". "¿Cuál es el problema con el euskera?", ha interpelado a Garrido, a la que ha preguntado "qué pensaría" si EH Bildu diera la "vuelta" a los argumentos del PP y pidiera no exigir el conocimiento del castellano para trabajar en la Administración.

Discurso «de taberna»

Lander Martínez, de Elkarrekin Podemos, ha advertido de que el uso "partidista" que el PP hace de la lengua vasca es "preocupante". Martínez ha censurado el discurso "identitario" y "de taberna" empleado por los populares, a los que ha recordado que el euskera es una lengua oficial y que los derechos lingüísticos de los vascoparlantes "deben ser respetados".

Por parte del PSE, Eneko Andueza, ha negado que su partido haya cambiado de opinión en torno a este asunto, y ha atribuido los argumentos y posiciones del PP a sus "fantasmas" en torno al euskera. Andueza se ha mostrado partidario de revisar los requisitos lingüísticos para el acceso al empleo público, con el fin de adecuarlos a la realidad actual, y ha asegurado que no tendrá "complejos", tanto si hay que elevar el nivel de exigencia, como si hay que reducirlo.