Un monolito recordará a los guardias civiles asesinados por ETA en Capbreton

EFE MADRID.

Un monolito recuerda desde ayer en Capbreton a los dos agentes de la Guardia Civil Raúl Centeno y Fernando Trapero, asesinados por ETA en la localidad francesa en diciembre de 2007.

Fue el máximo responsable del cuerpo, Arsenio Fernández de Mesa, quien encabezó la delegación del instituto armado en el acto, con la presencia de autoridades civiles y militares de ambos países, además de por las familias de los dos guardias civiles asesinados. Así, el acto sirvió para inaugurar un monolito de granito tipo columna con una escultura que simboliza la función de apoyo y recuerdo permanente a las víctimas.

La iniciativa partió de dos ciudadanos franceses, y ha contado con el apoyo del Ayuntamiento de Capbreton, del Consulado de España en Biarritz, de la Jefatura de Información de la Guardia Civil y de las familias de los agentes.

Este monolito se ha colocado en una zona ajardinada próxima al lugar del asesinato y servirá como recuerdo no sólo de estos dos agentes, sino del resto de fallecidos a manos del terrorismo.

Fernández de Mesa agradeció a las autoridades locales de Capbreton la iniciativa, a la vez que transmitió su pésame y el de toda la sociedad española a los franceses por el brutal asesinato esta semana del comandante de policía y su esposa en un atentado yihadista.