Ezkio e Itsaso, separación pactada

El núcleo urbano de Ezkio, en primer término, e Itsaso, al fondo. /
El núcleo urbano de Ezkio, en primer término, e Itsaso, al fondo.

El pleno aprueba esta tarde la segregación de los dos municipios unidos desde 1965

MIRYAM GALILEA EZKIO-ITSASO.

Tras meses de negociaciones los vecinos de Ezkio-Itsaso han llegado a un acuerdo final para su separación. El pleno que esta tarde se celebrará en el Ayuntamiento ratificará el documento de desanexión, que será remitido a la Diputación foral para que certifique, definitivamente, que a partir de ahora Gipuzkoa contará con 89 municipios. Se pone fin así a una convivencia, desde la distancia de los dos núcleos geográficos, de cinco décadas.

La segregación va a hacerse realidad tras dos años de proceso. Lo que comenzó como una petición de consulta de los vecinos de Itsaso ha dado sus frutos tras meses de trabajo y de acuerdos, entre los vecinos de ambos núcleos urbanos y con la Diputación, que tiene la última palabra. A lo largo de este tiempo las ideas ante la creación, de nuevo, de dos pueblos independientes han sido plasmadas poco a poco en el papel. Los representantes municipales han ido acordando la realidad futura de cada población, sus vecinos, sus condiciones, sus equipamientos. En definitiva, han logrado recoger en el documento que será sometido hoy a votación la realidad económica y social de los dos municipios independientes.

Los últimos temas que se han concretado entre los, hasta ahora, vecinos han sido la labor futura de los trabajadores municipales, hasta ahora en el Ayuntamiento ubicado en Ezkio, y la gestión de los posibles servicios públicos que aunque estén repartidos en uno u otro municipio, pueden seguir siendo compartidos por ambos. Todo «ha quedado resuelto entre las dos partes y será en el pleno donde expliquemos, uno a uno, todos los puntos acordados para el conocimiento de los vecinos. Con la aprobación del documento, la labor del Ayuntamiento se da por concluida», explica Garikoitz Aiesta, alcalde de Ezkio-Itsaso.

Una vez el documento de desanexión quede formalmente aprobado esta tarde, se remitirá a la Diputación Foral de Gipuzkoa, que será quien tenga la última palabra sobre la segregación, aunque el propio diputado de Presidencia, Imanol Lasa, ya avanzó a principios del pasado mes de enero que la institución dará el visto bueno. La decisión, confían en el Ayuntamiento, podría tardar alrededor de un mes. Y en ese momento, Ezkio e Itsaso, pese a no llegar a los 2.500 vecinos que marcaría la ley, volverán a separarse después de 51 años, acogiéndose a una de las excepciones legales aceptadas en casos de municipios unificados durante el franquismo, como este. Porque fue entonces, en 1965, cuando las autoridades decidieron conformar un solo ayuntamiento, sin el consentimiento de los vecinos.

Ezkio-Itsaso cuenta en este momento con alrededor de 610 habitantes, de los que 160 pertenecen a Itsaso y 450 a la futura localidad de Ezkio. En base a estos habitantes la Comisión de Separación acordó en su día dividir el capital del municipio. Además, el patrimonio que se sitúa en tierras de Ezkio pertenecerá a los ezkiotarras, y el situado en Itsaso a sus vecinos. Como excepción, y dado que todos los servicios públicos se encuentran en Ezkio, su uso ha sido acordado entre ambas partes y hoy el alcalde dará a conocer los detalles.