Urkullu muestra su repulsa por los atentados hace un llamamiento a «la calma y la tranquilidad»

Se ha puesto en marcha un dispositivo de urgencia para «activar todos los mecanismos necesarios para garantizar la seguridad»

EUROPA PRESSvitoria

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha mostrado su repulsa por los atentados terroristas de París y ha realizado un llamamiento a "la calma y la tranquilidad". Asimismo, ha reconocido que se ha puesto en marcha un dispositivo de urgencia para "activar todos los mecanismos necesarios para garantizar la seguridad".

El presidente vasco ha leído este sábado una declaración de condena en Lehendakaritza tras los atentados acaecidos ayer viernes en Paris (Francia), en la que ha subrayado que la Ertzaintza mantiene abierta la comunicación para coordinar con el Ministerio de Interior las medidas a adoptar en función de las circunstancias y valoraciones que se den en la Unión Europea.

Tras manifestar su condena y más "enérgica repulsa por los atentados terroristas, criminales e indiscriminados cometidos en París", Urkullu ha transmitido su solidaridad a las familias de las víctimas y al conjunto del pueblo francés.

"Recojo con ello el sentir del conjunto de la sociedad vasca, conmocionada ante este atentado contra la vida y la dignidad humana", ha afirmado.

Del mismo modo, ha señalado que el Gobierno vasco ha hecho llegar estas muestras de repulsa, solidaridad y colaboración a las autoridades francesas mediante sus representantes en el Estado.

"La sociedad vasca ha conocido lo que significa padecer el terrorismo. Se ha posicionado claramente en contra del mismo y ha manifestado su solidaridad con las víctimas de la violencia. Por este motivo, la palabra solidaridad tiene una profunda significación de empatía y cercanía en momentos como éste", ha defendido, para añadir que "el recuerdo de esta barbarie sólo producirá vergüenza y aversión y formará parte de lo peor de la historia de la condición humana".

Asimismo, ha remarcado que el Gobierno vasco quiere hacer un llamamiento a "la calma y a la tranquilidad" y ha anunciado que se ha puesto en marcha un dispositivo de urgencia para "activar todos los mecanismos necesarios para garantizar la seguridad y contribuir a la erradicación de esta lacra del terrorismo".

Ha reconocido que se ha puesto en comunicación con los líderes de los partidos políticos e institucionales vascos para compartir la información que se vaya recabando.

Por último, ha invitado a que la sociedad a participar en las concentraciones silenciosas de cinco minutos en señal de repulsa y solidaridad que tendrán lugar el próximo lunes a las doce del mediodía frente a todas las instituciones.

Departamento de Seguridad

Por su parte, la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha hecho un llamamiento a la calma ante el riesgo de que haya reacciones en contra de la comunidad musulmana en Euskadi, después de los atentados ocurridos en París.

Según ha explicado la consejera en Radio Euskadi, tras los ataques terroristas en Francia, el Ejecutivo vasco ha reunido la Mesa de Crisis para analizar la evolución de los acontecimientos y para seguir las instrucciones que se adopten en el Consejo de Seguridad Nacional, que está reunido en Madrid.

Ha dicho que la primera decisión ha sido "intensificar las medidas de seguridad" ante una posible amenaza terrorista, que estaban en marcha desde que el pasado mes de julio se decretó el nivel de alerta 4.

Ese nivel supone la realización por parte de los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, y por tanto también de la Ertzaintza, de determinadas labores de control y vigilancia.

Además, de estar en contacto con el Ministerio de Interior, su departamento se ha comunicado con la asociación que agrupa a los musulmanes de Euskadi "porque este tipo de situaciones pueden provocar también el riesgo de que haya ciertos movimientos islamofóbicos", ha advertido la consejera.

Estefanía Beltrán de Heredia ha aclarado que las muertes de París han sido causadas "por terroristas y no se puede generalizar ni acusar o condenar a toda la comunidad musulmana", por lo que ha hecho un llamamiento "a la cautela", a "la calma y a la racionalidad".

Finalmente, ha manifestado su "condena más absoluta de esos terribles actos de violencia que no tienen ningún tipo de justificación" al tiempo que ha opinado que "no conduce a nada".