Al-Qaida vuelve a mirar a España

Portada del último número de la revista del AQAP./
Portada del último número de la revista del AQAP.

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Nueva alerta entre los servicios antiterroristas españoles a cuenta de una nueva amenaza yihadista. Pero esta vez, a diferencia de los últimos meses, no es el Estado Islámico. La vetusta Al-Qaida, y en particular sus dos filiales más activas, han puesto en su punto de mira a España, en una campaña que los analistas de los ministerios del Interior y Defensa interpretan como un intento de volver a cobrar influencia entre los radicales islámicos asentados en la Península y en las dos ciudades autónomas, que desde hace meses parecen solo atender a los mensajes y llamamientos del 'califato' de Abu Bakr al-Baghdadi para luchar en Siria o Irak o tratar de atentar en España.

La alarma ha saltado esta misma semana. Los servicios de 'comunicación' de Al-Qaida en la Península Arábiga (AQAP), Al Malahem Media, han publicado el número 14 de su revista, 'Inspire'. En ella, se incluye un artículo titulado Declaración sobre la sagrada operación de París. Venganza para el profeta, de alabanza a los atentados contra Charlie Hebdo, el semanario que publicó las viñetas de Mahoma.

Ese artículo, al parecer póstumo, está firmado por uno de los cabecillas yihadistas más influyentes en los últimos años, el jeque Nasr Al Anisi, ex máximo responsable de Al-Qaida en la Península Arábiga y que supuestamente habría fallecido por el ataque de un dron estadounidense hace unos meses, según informó el propio AQAP el pasado 7 de mayo.

Nasr Al Anisi sitúa a España (no habla en esta ocasión de Al Andalus) como aliado de Francia tras los ataques al semanario satírico y advierte, en una clara referencia a los atentados del 11-M perpetrados por Al-Qaida en Madrid, que la "leyenda de gloria y orgullo" de la multinacional terrorista que fundó Osama Bin Laden continuará en "París, Nueva York, Washington, Londres, España, o en Palestina".

En todos esos lugares, donde Al- Qaida ya actuó en el pasado, el jeque fallecido asegura las "heridas no han sanado" y, en un lenguaje especialmente retorcido, hace un llamamiento a atacar en esas ciudades y países "cruzados" que, además de solidarizarse con los franceses tras los atentados de enero, "lucharon contra nosotros en Afganistán y el Cáucaso, en Gaza, el Levante (Siria), Irak, Somalia y Yemen", en referencia a anteriores y actuales misiones militares. "Levantaos jóvenes musulmanes en apoyo al profeta", clama el cabecilla terrorista.

Llamamiento

El llamamiento de Al-Qaida en la Península Arábiga -ya de por sí "preocupante" por la influencia del jeque, a decir de los analistas de los servicios antiterroristas- se une a otros muy recientes citando a España por parte de esta organización terrorista, que llevaba varios años casi sin acordarse de Al Andalus. Este mismo septiembre, expertos de inteligencia de la organización AICS localizaron un llamamiento de la otra facción de Al-Qaida más poderosa dentro de la multinacional del terror: Al-Qaida en el Magreb Islámico (AQMI). Se trataba de un vídeo grabado en agosto en Malí en el que Abu al-Nur al-Andalusi, un yihadista de origen magrebí que había residido en Melilla, invitaba a los musulmanes españoles a unirse a la yihad, copiando los llamamientos en vídeo que en los últimos años han venido haciendo los terroristas del Estado Islámico para viajar a Siria o Irak.

Abu al-Nur al-Andalusi, considerado como número dos de la facción Khatiba al-Quds del AQMI, instaba en un "mensaje a nuestros hermanos en España, especialmente en Melilla", a que "se movieran y se dirigieran hacia cualquier sitio en el que haya yihad". "Nosotros necesitamos que nuestros hermanos musulmanes nos ayuden, que vengan a combatir, cojan sus armas y se dejen de la compañía de sus mujeres y sus hijos", clamaba el jefe yihadista.

Según mandos de los servicios de información e inteligencia, la coincidencia en tan poco espacio de tiempo de ambos llamamientos no ha sido fortuita. En las últimas semanas cerca de tres centenares de perfiles en diversas redes sociales ligados a Al-Qaida, con menciones de todo tipo a España y a Al Andalus, han sido activados. La actividad de estas cuentas y el número de seguidores -explican estos mismos especialistas- no llega al nivel del despliegue de que ha hecho gala el Daesh durante los dos últimos años, pero su virulencia y sus mensajes son igualmente peligrosos.

Como en el caso del Estado Islámico, varias de estos perfiles son casi exclusivamente en castellano (en muchas ocasiones muy deficiente) lo que hace pensar que se trata de musulmanes que en algún momento residieron en España, aunque se encuentran haciendo la guerra santa fuera del territorio nacional.

Todos los analistas insisten en que la nueva Al-Qaida, a la vista de sus últimos movimientos, ha echado un órdago al Daesh para recuperar su influencia de antaño entre los radicales españoles.