La Ley Municipal tropieza con el rechazo de la Diputación alavesa

El diputado general de Araba, Javier de Andrés (PP), ayer en Vitoria. /
El diputado general de Araba, Javier de Andrés (PP), ayer en Vitoria.

Las alegaciones anunciadas por De Andrés podrían retrasar todavía más el trámite parlamentario de uno de los proyectos estrella del Gobierno Vasco

DV Y AGENCIAS VITORIA.

La Ley Municipal, una deuda histórica con los ayuntamientos vascos, sigue sumando dificultades para una aprobación que parece no llegar nunca. Ahora es la Diputación de Araba, en manos del PP, la que pone objeciones al considerar que el proyecto de ley que quiere aprobar el Gobierno Vasco en este arranque de curso «diluye» el papel de las diputaciones forales.

El diputado general alavés, Javier de Andrés, presentó ayer una veintena de alegaciones de su institución al anteproyecto de Ley Municipal presentado por el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, que intenta dar luz verde a esta ley con el mayor consenso político posible, pero que ya marcha con retraso, ya que estaba prevista su aprobación en el primer semestre de este año. A los recelos del PP se unen las dudas del PSE-EE, que acusa al PNV de utilizar esta cuestión de forma partidista y de haber torpedeado en su día una propuesta similar del Gobierno Vasco de Patxi López. De esta forma, el Ejecutivo autonómico se enfrenta a un nuevo tropiezo que puede dilatar todavía más la tramitación parlamentaria de una de sus leyes estrella, algo que puede marcar el inicio del curso político que el lehendakari abrirá mañana en el tradicional consejo de Gobierno en el palacio Miramar de San Sebastián.

La Ley Municipal debe regular el marco institucional vasco y ordenar el reparto y financiación de las competencias de municipios y diputaciones. Se trata de una demanda de los ayuntamientos vascos desde hace 35 años, y con la que ahora buscan también blindar competencias ante la reforma local que pretende impulsar el Gobierno central. La Ley Municipal vasca otorgaría a los consistorios 37 competencias propias.

De Andrés compareció en Vitoria para presentar el contenido de las más de una veintena de alegaciones que ya han presentado al Gobierno Vasco para intentar «corregir los errores detectados» en su proyecto de Ley Municipal. «Entendemos que la ley va a tener modificaciones sustanciales», señaló el diputado general alavés, antes de confirmar que no descarta recurrir a la Comisión Arbitral en el caso de que no se atiendan sus reclamaciones. El diputado general de Araba ve necesario contar con una ley municipal en Euskadi pero para «delimitar con precisión» las competencias de los ayuntamientos, diputaciones y Gobierno Vasco en las materias en las que «pudiera haber alguna coincidencia». En este sentido, lamentó que el texto del gabinete de Urkullu «adolece» de «falta de concreción» en materia de distribución competencial. Denunció así que el anteproyecto de ley establece una «pérdida» de competencias forales que se atribuyen al Ejecutivo autonómico, y «diluye» la influencia de las diputaciones en el Consejo Vasco de Finanzas (CVF) y en la ordenación financiera de cada territorio.

En concreto, el mandatario del PP criticó que el texto legal incluye modificaciones al incluir en el seno del CVF, junto a los representantes del Gobierno Vasco y diputaciones, tres nuevos representantes procedentes de la asociación de municipios vascos Eudel, cuando «no se trata de representantes de una institución».

«La asociación asumiría el papel de una institución sin llegar a serlo», explicó, tras recordar que Eudel es una asociación no elegida directamente por los ciudadanos en unas elecciones, y que no tiene órgano de control como puede ser el Parlamento, en el caso del Gobierno Vasco, o las Juntas Generales, en el de las diputaciones. De Andrés desveló que ya ha trasladado sus intenciones en privado al consejero vasco de Justicia y Administración Pública, Josu Erkoreka.