19.998 vascos fallecieron en la Guerra Civil y en los inicios del franquismo

19.998 vascos fallecieron en la Guerra Civil y en los inicios del franquismo
EFE

Un informe del Gobierno Vasco asegura que 5.887 tuvieron muertes consideradas de lesa humanidad

A. GONZÁLEZ EGAÑA

Un informe elaborado por el Gobierno Vasco cifra en 19.998 los vascos que fallecieron durante la Guerra Civil y hasta 1945. De ellos, 5.887 tuvieron muertes consideradas crímenes de lesa humanidad, la gran mayoría cometida contra el bando republicano, según este balance aún provisional, ya que se trata de una primera fase de un estudio más amplio. Así lo ha explicado esta mañana el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, y la directora de Gogora, Aintzane Ezenarro, durante la presentación en Vitoria de las conclusiones del 'Informe sobre víctimas mortales durante la Guerra Civil y el primer franquismo (1936-1945)', elaborado mediante un convenio suscrito entre la citada secretaría del Ejecutivo vasco, en colaboración con la Cátedra Unesco de Derechos Humanos y Poderes Públicos de la UPV y la Sociedad de Ciencias Aranzadi.

El balance aún provisional indica que de las 19.998 víctimas mortales contabilizadas 698 no están indentificadas. La mayoría son hombres, 18.958, mientras que las mujeres ascienden a 998. Sobre las 42 restantes no ha sido posible determinar el género. Su muerte se produjo en combate en el caso de 6.767 gudaris y milicianos, 5.479 sublevados, 2.252 fallecieron en prisión (todos republicanos), 1.363 en bombardeos (que afectaron a población civil), 1.130 en ejecuciones extrajudiciales (todos republicanos), 955 a manos de republicanos en acciones no combatientes (los llamados daños colaterales, como balas perdidas), 895 en ejecuciones sumarísimas (penas de muerte referidas a republicanos), 247 por «otras causas no combatientes» y 910 sin clasificar.

En esta primera fase, el informe ofrece un listado con los nombres de las víctimas mortales ocasionadas desde 1936 a 1945 en la guerra civil y la posguerra en Euskadi así como de los vascos que murieron a consecuencia de la guerra fuera de Euskadi. Esta base de datos recoge los identidades personales disponibles, la causa del fallecimiento y las fuentes archivísticas y/o bibliográficas de donde se han extraído, así como la información que las instituciones han ido recopilando en cada caso en otras actuaciones relacionadas como exhumaciones, informes individualizados solicitados por allegados, recogida de ADN a familiares y otras investigaciones. De este modo, en una única base de datos se puede acceder a toda la información disponible de cada persona fallecida en la guerra civil en Euskadi.

La metodología de trabajo seguida ha llevado a desarrollar una investigación exhaustiva de registros civiles, libros de defunción parroquiales y libros de cementerios en Euskadi. Estos datos se han cruzado con otras fuentes archivísticas, con las investigaciones locales que se han desarrollado hasta el momento y con testimonios de familiares recabados.

La investigación ha combinado la perspectiva histórica con la perspectiva internacional de los derechos humanos, cruzando las categorías históricas con las del Derecho Penal Internacional. De este modo, los datos históricos sobre el número de víctimas producidas se acompañan de la calificación que el derecho penal internacional otorga a la causa de la muerte, siempre que esta causa tenga reflejo en el derecho internacional de los derechos humanos. Las víctimas mortales causadas en combate, por ejemplo, no tienen calificación en el derecho penal internacional.

Los responsables del informe explican que se trata de una investigación viva, cuyos resultados se tienen que calificar de provisionales, y abiertos a nuevas incorporaciones, porque quedan todavía por localizar muchos casos de personas de origen vasco que fallecieron durante la Guerra Civil fuera de Euskadi. Esta investigación ha recogido datos derivados de la consulta de otros proyectos similares, pero todavía quedan zonas por investigar.

Se ha constado, además, la existencia de inscripciones tardías en los registros civiles que fueron realizados a finales de los años 70 e inicios de los 80, a los que por el momento no ha sido posible acceder.

Muchas víctimas mortales de la Guerra Civil no fueron inscritas en ningún registro archivístico, sobre todo en el caso de los ejecutados y combatientes del lado republicano. Este vacío documental solo se puede solventar por medio de fuentes orales y familiares. Esta ha sido, de hecho, la vía de incorporación de 470 casos a esta base de datos. Por este motivo, el Gobierno Vasco, hace un llamamiento, dirigido a las familias de víctimas que puedan ofrecer datos sobre familiares que murieron en la Guerra Civil, a que aporten a esta investigación la información de la que dispongan.

Según los responsables del estudio, «este informe es un primer paso necesario para cumplir un objetivo prioritario del Gobierno Vasco y de Gogora, en materia de memoria histórica: contribuir a culminar el proceso de reconocimiento institucional de la verdad de la Memoria Histórica». Se establece una base sólida «para promover un acuerdo inter-institucional con el más amplio y plural respaldo en torno a una declaración que institucionalice una reparación oficial de la verdad de la Memoria Histórica y contribuya a completar, de esta manera, el ciclo de la reparación moral de las víctimas de la guerra civil en Euskadi».