Vitoria, crímenes y misterios

Vitoria, crímenes y misterios

Andresito, el Sacamantecas, 'La degollada', el Comunero y otros misterios 'asoman' en la noche

SAIOA ECHEAZARRA

Si Edgar Allan Poe hubiese nacido en la Vitoria medieval en lugar del Boston decimonónico, si Arthur Conan Doyle, Howard Phillips Lovecraft, esos precursores de la novela de ciencia ficción, hubieran paseado por las antiguas fortalezas de Nova Victoria en tenebrosas noches de la Edad Media, qué provechoso material literario hubiesen obtenido. Porque la figura de Jack El Destripador queda como la de un maleante de pacotilla si se le compara con 'El Sacamantecas'.

Y es que Juan Díaz de Garayo y sus asesinatos en serie centran uno de los espeluznantes capítulos que aborda la ruta turística 'Vitoria de leyenda', un itinerario por esos rincones en los que resurgen «intrigas, tragedias, visiones fantasmales y hechos inexplicables», describen desde Guías Artea, promotores de este recorrido que supone la perfecta introducción a una auténtica velada de misterio y terror. Un inquietante trazado inspirado en «bibliografía, artículos de prensa, búsqueda en archivos y testimonios reales».

En la calle Nuestra Señora del Cabello, primera parada de esta visita con 90 minutos de duración, «un enigmático infante allá por el siglo XV fue hallado por María Sarmiento, nuera del Canciller Ayala, para desaparecer misteriosamente de sus aposentos», evoca la guía profesional del fantasmagórico 'tour'. Décadas más tarde, aún hay quien cree escuchar los golpes del balón de Andresito en base a «relatos y testimonios de vigilantes nocturnos y funcionarios del edificio de Hacienda», apostilla Eduardo Echazarra, participante en el diseño de la ruta y colaborador del presentador Iker Jiménez en su espacio 'Cuarto milenio'.

En la Casa del Cordón, donde Adriano de Utrecht recibió la noticia de su nombramiento papal en 1522, el itinerario se adentra en la tragedia de la familia Sánchez de Bilbao, «de cómo Pedro, cabeza de familia, fue desenterrado, excomulgado y quemados sus restos en la hoguera, además del asesinato de su hija María Teresa, conocida como ¡La degollada¡ a manos de su marido, quien una vez apresado se libró de ir a galeras enviando a un pobre infeliz en su lugar». Si bien la guillotina francesa fue muy popular, recordemos que en Vitoria ya se cortaban cabezas 400 años antes, lo que da una idea del ambiente que se revive en este viaje a lo misterioso. Aun así, el trazado no obvia el pasadizo por el que José Bonaparte accedía a Montehermoso para ver a su amante.

Junto al nevero del siglo XIX se cuenta la siniestra historia de su propietario Clemente Olave, al que se le relacionó con el asesinato de un muchacho que ganó una fortuna en sus casinos. Por la cuesta de San Vicente acecha la Casa del Comunero y el trágico final de este malvado personaje, mientras la plaza del Machete sirve de escenario para recordar el ajusticiamiento del judío Tello, al que se le clavó la lengua con una estaca en público. En Villa Suso todavía hoy 'duerme' 'la emparedada' o el oscuro relato del hallazgo de los huesos de una adolescente de la Edad Media. A la lóbrega luz de las linternas, la visita asciende por la torre de la iglesia de San Vicente, donde entre la neblina y la oscuridad los visitantes atisbarán una panorámica de la capital alavesa. Mientras se camina por los interiores del templo se menciona el tesoro oculto, escondido por el párroco durante la Segunda República.

Vitoria de leyenda

Recorrido:
Ruta guiada por los rincones más emblemáticos y sus historias, tragedias, crímenes y visiones fantasmales. Reservas www.guiasartea.com y 945148794

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos