Una ruta por el bonito desfiladero asturiano de los Arrudos

Una ruta por el bonito desfiladero asturiano de los Arrudos

El agua cobra protagonismo y acompaña al senderista por todo este recorrido situado en el Parque Natural de Redes

DANI BUSTO

El desfiladero de los Arrudos es uno de los grandes cañones fluviales del Principado de Asturias y una de las rutas más impresionantes y coloridas de la región vecina. El agua cobra protagonismo, pues ha creado en la zona valles abiertos y sorprendentes desfiladeros de roca caliza. El entorno se mantiene en un estado de conservación envidiable. El Parque Natural de Redes destaca por la frondosidad de sus bosques atlánticos.

Se coge la A-66 y se toma la salida 54 hacia AS-117, en dirección Pola de Laviana. Se continúa por AS-117 hasta el embalse de Tanes. En la parte alta del embalse, se coge una carretera a la derecha, en Coboalles, que lleva a Caleao, donde se deja el coche aparcado. A la entrada del pueblo, existe un ramal a la izquierda por que se accede a un aparcamiento, a la ermita de San Antonio y a un área recreativa desde donde se comienza la ruta.

El Desfiladero de los Arrudos

Itinerario:
Caleao - Ría Fresno - Les Corones - Fresnedo - Les Campes - La Calabaza - El Colladín - La Fontana. Y regreso por el mismo camino.
Duración:
5h. 30'
Desnivel de subida:
360 metros
Desnivel de bajada:
360 metros
Desnivel horizontal:
11 kilómetros (ida y vuelta)
Dificultad:
baja

La primera parte de la excursión es por buena pista y toda ella tiene un excelente camino hasta el final, siempre a la vera del río. Los hayedos dan colorido, y se aprecia el típico bosque de ribera y de media montaña, con abedules, avellanos, hayas, castaños, algún que otro roble y abundantes fresnos a orillas del río. Tras cruzar varias veces el arroyo, y una vez dejadas atrás las cabañas de Agualmayu, se llega a un puente de madera. A partir de aquí el arroyo forma pequeñas cascadas.

La pista se acaba y da lugar a un camino; el río comienza a formar un desfiladero que cada vez se cierra más. Empieza también la subida, pues hasta ahora se había cruzado una zona llana.

Hay varios puentes para cruzar de izquierda a derecha durante el camino.
Hay varios puentes para cruzar de izquierda a derecha durante el camino. / DV

Se sale a un claro en el desfiladero donde hay unas antiguas minas y también alguna cabaña. Por delante, el desfiladero se estrecha otra vez. Se cruza el puente colgante de La Calabaza y se llega al margen izquierdo del río, denominado también Arrudos. Desde aquí se inicia la ascensión al desfiladero (una hora aproximada de subida). El desnivel de subida se salva muchas veces por un camino labrado en roca, con escalones. Poco a poco, en zig-zag, se sale fuera del desfiladero, a bastante altura sobre el río.

En pocos minutos se llega a una pequeña pradería en forma de collado: el Colladín, pequeña planicie que da vista a todas las cumbres situadas encima de los puertos de Contorgán. Siguiendo el camino principal y dejando el río a la izquierda, se llega en breve a La Fontona, magnífico lugar para descansar a la orilla del río y punto de arranque de las tuberías que conducen el agua destinada al abastecimiento de Gijón. Este es el punto de retorno hacia Caleao para los menos habituados a caminar. Es aconsejable hacer el regreso de forma tranquila. Es necesario tomar cierta precaución en el descenso por Los Arrudos si las losas están húmedas.

El río, fiel compañero de viaje durante el recorrido por los Arrudos.
El río, fiel compañero de viaje durante el recorrido por los Arrudos. / CITOULA

Esta ruta tiene un recorrido alternativo, pero también más exigente. Desde la Fontona se puede continuar hacia el Lago Ubales y la aldea de Infiesta. El camino es más largo y no es apta para niños de corta edad. El desnivel, en este caso, supera los mil metros (y la distancia del recorrido aumenta hasta los 22 kilómetros).

El bosque, frondoso, cuenta con gran variedad de especies.
El bosque, frondoso, cuenta con gran variedad de especies. / CITOULA