Prehistoria, paisaje y prosperidad por los altos de Lesaka

Prehistoria, paisaje y prosperidad por los altos de Lesaka

Las cumbres del macizo de Unanua se elevan sobre el río Onin, donde se fusiona en armonía prehistoria, paisaje y prosperidad

BORJA MUÑOYERRO

Lesaka pertenece a Bortziriak, enclavada en lo más hondo de un valle de los Pirineos Atlánticos. La población sufrió en pocos años una profunda transformación. Pasó de ser un pueblo rural a un importante foco industrial. Las ferrerías, el ganado, molinos y la sidra han constituido históricamente la base de su riqueza. El casco urbano refleja su prosperidad con sus elegantes construcciones mezcladas con un encanto de eras pasadas. Ventanas y puertas góticas adornan las fachadas de la villa. La estampa más característica de la localidad es su puente de piedra sobre el río y la torre Kaxerna o Zabaleta.

El recorrido comienza en Plaza Zaharra. Echamos a andar aguas arriba paralelos al río (O). Seguimos la carretera que conduce a Oiartzun y la estación megalítica Agiña/Oteiza. Pasado el kilómetro 3, frente a una casa marcada con el número 20, cruzamos a la orilla derecha (0h.15') y nos internamos en el barranco. El camino carretil lleva a un grupo de casas. El camino se desvía a la derecha en fuerte ascenso por encima de un caserío (0h.35').

La empinada cuesta zigzaguea hasta llegar a un claro con un depósito enterrado parcialmente (0h.45'). Cruce. Tomamos el ramal que desciende por la derecha hasta la verja del caserío Idiburuta (0h.50'). A su izquierda nace una pista de tierra que nos lleva hasta el collado de lkatzazun (1h.30'), encima del embalse de Domiko. Cruce de pistas, fuente y mesa. Seguimos por la izquierda (S) en ascenso. Nuevo cruce. Vamos de frente por una lengua de cemento cuarteado que trepa hasta una cabaña de cazadores (1h.50'). Fuente.

Salimos del bosque junto al cierre de la finca del finado embalse de Artikutza, cuya silueta solo podemos adivinar por el tajo de los árboles. Desde ahora seguimos el alambre (S) que nos guía en un sube y baja por distintas cotas. Por el camino encontramos un sin número de monumentos megalíticos que coronan estos cordales tan mágicos para el hombre primitivo.

Ascendemos al Almendruitz (2h.10'), una cota menor sin marcas; Pagolletagaña (2h.30'), coronada por una estela de confección moderna e Itsaszelaieta (3h.10'), sin vistas ni marcas. Los alerces y pinos se alternan con los robles. Realizamos un último esfuerzo. Por un prado alcanzamos el Unanua (4h.00'). Cima despejada, co el buzón roto y vistas sobre Mendaur, Aralar y Francia.

Hitos

Unanua:
651 m. (UTM:30T 603043.00 E, 4786386.00 N) Puntuable para los Cien Montes.
Almendruitz:
712 m. (UTM:30T 600456.00 E, 4786954.00 N).
Pagolletagaña:
685 m. (UTM:30T 600593.00 E, 4785890.00 N).
Itsaszelaieta:
575 m. (UTM:30T 602043.00 E, 4786616.00 N).
Cómo llegar:
AP-8 hasta Behobia, NA-121-A dirección Pamplona y luego la NA-4000 'Aritxulegi'.
Cartografía:
MTN 65-III (Lesaka), 1:25.000, del IGN.

El regreso es un interminable descenso. La senda nace en el bosque de pinos que cuelga en su ladera sur. Difusa al principio, se precipita monte abajo (SE) hasta llegar a Lesaka. Atravesamos una densa masa de cipreses. Buscamos con atención la trocha en la espesura hasta conectar con una pista (4h.15'). La cruzamos. Por un momento pisamos el único resto que sobrevive del camino antiguo.

Llegamos a Sastreneko Borda, cabaña adosada a un gran roble y una fuente sucia. Avanzamos paralelos al vallado por la linde de sus campos. Volvemos a perder metros. El suelo cambia de tierra a cemento y viceversa cada pocos metros. Nos encontramos con una maraña de pistas pero mantenemos siempre Lesaka a la vista. Llegamos a un barrio en la parte alta del pueblo y en breve alcanzamos el centro urbano (5h.40').