Laberinto al pie del Gorbeia - Itxiña

A los pies del mítico Gorbeia, el laberinto kárstico de Itxiña es un paraje inquietante donde las referencias se pierden y la orientación se torna difícil

Laberinto al pie del Gorbeia - Itxiña
EL DIARIO VASCO

A los pies del mítico Gorbeia, el laberinto kárstico de Itxiña es un paraje inquietante donde las referencias se pierden y la orientación se torna difícil. Bosques y piedra se funden para crear una meseta rocosa cuyos bordes se alzan formando una cresta, como si quisieran proteger su interior cóncavo. Sólo los pastores más experimentados se han atrevido desde hace siglos a adentrarse aquí, pues las frecuentes nieblas y lo abrupto del terreno resultan traicioneros. Ahora, gracias a una respetuosa señalización, este paraje fascinante está al alcance de todos los amantes a la naturaleza.

Datos

Provincia:
Bizkaia
Dificultad:
Alta
Modo:
A pie
Temporada:
Verano
Duración:
3 h
Distancia:
8,92 km

1.- Pagomakurre

Punto de partida

La ruta comienza en el área recreativa de Pagomakurre, donde buscamos el poste que indica hacia Atxulaor. Marcas de pintura roja nos guían primero entre abetos donde el camino se embarra con facilidad, y después por una amplia ladera herbosa hasta el Ojo de Atxulaor. A pesar de que nos veamos tentados a atajar hacia él por el prado, es mejor subir por el camino normal, que da un último rodeo por un hayedo. En este último tramo, encontramos un camino empedrado. Por aquí transitaban antiguamente los carros cargados de carbón vegetal que era elaborado a partir de la madera de las hayas que nos rodean.

2.- Ojo de Atxulaor

Km 1,97 >

El impresionante arco pétreo nos interna en el laberinto de Itxiña. A partir de aquí, las marcas de pintura y los mojones son vitales para no perder el rumbo. Nada más entrar vemos una dolina, un hundimiento del terreno que rodeamos hasta llegar a un cruce. La ruta sigue a la izquierda, pero antes merece la pena girar a la derecha para descender hasta la grandiosa cueva de Supelegor. Para llegar a ella hay que seguir las señales rojas, primero, y las verdes, después. Si la pendiente se vuelve ascendente, es señal de que hemos errado el camino.

3.- Cueva

Km 2,92 >

Las enormes fauces de la cueva impresionan, quizás por ello, la mitología vasca sitúa en ella una de las moradas preferidas de Mari, la Dama de Anboto. De vuelta al cruce junto a la dolina, tomamos el camino de la izquierda, que nos lleva primero hasta la impresionante sima de Lezabaltz, de 40 metros de caída. Después serpenteamos entre hayas hasta alcanzar una zona de campas donde seguimos las señales rojas para llegar hasta la borda de Lexardi. Desde ella, la pintura a seguir se vuelve amarilla para llevarnos entre bucólicos pastos y formaciones rocosas hasta el collado de Kargaleku.

4.- Kargaleku

Km 5,21 >

El collado es reconocible porque ante nosotros se alza, como una barrera, la imponente mole caliza de Gorosteta y a nuestra espalda, en el corazón de Itxiña, sobresale en línea recta la cumbre piramidal de Altiplatx. Giramos aquí a la izquierda para tomar la senda que desciende hasta las amplias praderas de Arraba. Desde su refugio, sólo queda seguir la línea de árboles y la pista para regresar hasta Pagomakurre.

5.- Pagomakurre

Km 8,92 >

De interés

Restaurante Aldamin:
Junto al frontón de Areatza. Tel. 944 038 953
Euskal Baserria:
Artea. Tel. 946 317 086
Casa rural Madariaga:
Madariaga, 9; Artea - Tel. 615 739 618 - Casa de piedra y madera rehabilitada
Casa rural Esparta:
Esparta auzoa; Artea - Tel. 946 317 967
Ecomuseo del Caserío Vasco:
Herriko plaza; Artea. Tel. 946 317 086. Interesante reproducción de un caserío del siglo XVII.
Centro de Interpretación del Gorbeia:
Gudarien Plaza, 1; Areatza. Tel. 946 739 279. Todo lo necesario para visitar la zona y el parque natural.

Cómo terminar el día

Areatza, Historia y naturaleza

Fundado en 1338 por el Señor de Bizkaia, este municipio ha sido declarado Conjunto Monumental por el valor de su casco antiguo. Un paseo por sus calles permite descubrir cómo se estructuraban las villas de Bizkaia durante la Edad Media. El edificio más notable de Areatza es el palacio de Gortazar, que luce en la fachada unas coloridas pinturas barrocas que recuerdan a los cuentos del rey Arturo. Cerca, en la calle de la Piedad, se levanta una casa mudéjar construida en la primera mitad del siglo XVI. En el nº 7 de Behekokalea, se conserva una construcción del siglo XV que recoge con bastante fidelidad la tipología de las casas de los núcleos urbanos medievales. De la misma época, la iglesia de San Bartolomé llama la atención por sus estatuas desproporcionadas. Pero no todo aquí es arquitectura; el Parque Natural de Gorbeia tiene su centro de interpretación junto al palacio de Gortazar. En su interior, una exposición permanente ayuda a comprender mejor todos los secretos del parque. Resulta especialmente interesante para comprender la vida pastoril de Itxiña y sus altos pastos.

En las alturas de Barazar

El puerto de Barazar y su entorno son un magnífico ejemplo de recuperación del medio natural. Durante siglos, sus bosques autóctonos fueron diezmados para alimentar a los astilleros y ferrerías de Bizkaia. Afortunadamente, las zonas deforestadas han sido rehabilitadas con enormes plantaciones de coníferas de diversas variedades. El Parque Forestal de Zubizabala, uno de los más variados y extensos de Europa, cuenta con anchas pistas y rutas señalizadas. Un paseo por sus pinares es una lección magistral sobre estos bosques tan importantes para la economía vasca. Desde Barazar podemos acceder también al Humedal de Saldropo, un entorno de gran valor ecológico donde ha sido acondicionado un interesante sendero señalizado. Hasta no hace muchos años se explotaba aquí una turbera, cuya antigüedad se estima entre los 2.500 y 4.000 años. La sobrexplotación provocó el casi total agotamiento de las reservas de turba. Abandonada la actividad, el lugar ha sido objeto de un plan de recuperación, que no pretende restituir el material extraído, lo que resultaría prácticamente imposible, sino poner las condiciones que permitan resurgir a la vida vegetal y animal. Una sencilla ruta circular descubre este enclave donde numerosos paneles permiten comprender el medio natural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos