Las escaleras de Montfalcó

Alrededor de 300 escalones en plena pared de la sierra de Montsec invitan a conocer un hermoso paraje en el límite entre Aragón y Cataluña

Un tramo de las 291 escaleras que se alzan sobre la pared de piedra./Fotos: Belauntzaran
Un tramo de las 291 escaleras que se alzan sobre la pared de piedra. / Fotos: Belauntzaran
Eli Belauntzaran
ELI BELAUNTZARAN

Azules, verdes, ocres y amarillos se mezclan en el límite entre Aragón y Cataluña a lo largo del Camino Natural de Montfalcó al Congost de Mont-rebei, en la Sierra del Montsec. Un paraje natural precioso que no entiende de fronteras excepto las que marca el río Noguera Ribagorzana. Sobre él se levantan los enormes muros de tierra y roca con una amplia gama de colores marrones, amarillos, beiges... en los que destacan y dan fama al lugar una enorme pasarela tallada en la pared y las escaleras de madera que suben por la pared.

Cuentan los lugareños que «tanto despedazó el río Noguera Ribagorzana la tierra caliza que terminó por dividir Cataluña de Aragón. De hecho, popularmente hay dos Montsec: el del lado aragonés, llamado 'el de Estell', y el del lado catalán, conocido como 'el de Ares'». Se trata de una entretenida ruta a lo largo de unos ocho kilómetros que ofrece unas vistas inmejorables del embalse de Canelles, la sierra, la vegetación y todo lo que se encuentra en este hermoso lugar. La caminata no es muy exigente, exceptuando algún que otro repecho, y se puede realizar en unas tres horas pero no es muy recomendable para los que padecen de vértigo ya que las escaleras alcanzan una altura considerable.

El embalse de Canelles, frontera natural entre Huesca y Lleida, es uno de los más grandes y profundos de España.
El embalse de Canelles, frontera natural entre Huesca y Lleida, es uno de los más grandes y profundos de España.

En concreto, las escaleras, divididas en dos tramos separados, salvan un desnivel total de 83 metros en 291 escalones y se encuentran ancladas a la pared de la montaña, y aunque no se se mueven impresiona la subida o bajada; uno puede sentir cómo suben las pulsaciones y no precisamente por la dificultad o el esfuerzo de superarlas.

Al parecer, se construyeron dos pasarelas de escaleras. Desde Montfalcó, el primer tramo de escaleras aparece a los 45 minutos y salvan 33 metros. La segunda impresiona todavía más: 55 metros de pasarela aérea hacia el cielo. En total, 291 escalones y mucho paisaje. Comentaban los lugareños que muchos de los materiales de construcción de las escaleras se trajeron en helicóptero. Además destacaban que el recorrido desde Montfalcó a Mont-rebei se ha integrado en el catálogo de Caminos Naturales de España y se inauguró el 2 de junio de 2013.

Después de superar la prueba de las escaleras se encuentra un puente metálico que conecta la provincia de Huesca con la de Lleida sobre el río que nos ofrece una preciosa estampa en la que destaca el color verde-azulado de las aguas del río que recuerda a las estampas del nacedero del Urederra, por ejemplo.

Siguiendo el camino por un tramo del GR1 se llega al considerado otro de los espectáculos naturales de la ruta: el Congost de Mont-rebei. Una sensación especial te invade cuando se camina por un desfiladero, entre paredes de más de 500 metros, por una senda tallada entre la roca, con vistas al río Noguera Ribagorzana… que se abrió en 1984.

El Congost de Mont-rebei o Desfiladero de Mont-rebei es una espectacular ruta tallada en la sierra del Montsec por el río Noguera Ribagorzana. Es frontera natural entre Huesca y Lleida (Aragón y Catalunya) y comparte territorio con los espacios protegidos de la Reserva natural de La Noguera y la Sierra del Montsec.

El desfiladero es impresionante por su paisaje y por sus dimensiones. En algunos puntos la anchura se reduce a los 20 metros mientras que en otros las paredes verticales se elevan hasta los 500 metros de altitud. En su recorrido, a través del sendero tallado en la roca, aparecen puntos de gran interés como el puente colgante del Barranco de Sant Jaume, situado cuarenta metros por encima del río.

La Sierra del Montsec se extiende a lo largo y ancho de 40 kilómetros y tiene numerosos balcones para disfrutar de la belleza de sus acantilados.
La Sierra del Montsec se extiende a lo largo y ancho de 40 kilómetros y tiene numerosos balcones para disfrutar de la belleza de sus acantilados.

El Congost de Mont-rebei es además una zona de enorme valor ecológico debido a su flora endémica y a su fauna salvaje, en la que destacan rapaces como los quebrantahuesos, los buitres y el águila dorada. Los aventureros podrán optar por el senderismo, el descenso en kayak, el montañismo, la espeleología e incluso la ruta en bici para disfrutar del increíble paisaje de esta zona natural, prácticamente virgen. En el inicio de la ruta se encuentra el albergue de montaña Montfalcó, donde se puede comer una buen sopa de ajo. Hasta el albergue se accede a través de una pista sin asfaltar de quince kilómetros, apta para todo tipo de vehículos y que recorre el interior de la sierra mostrándonos paisajes vertiginosos y restos de lo que fue vida no mucho tiempo atrás.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos