Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Erga, el tesoro de Arakil y Sakana

Rodeado por la sierra de Aralar, Andia y Urbasa este monte de 1.094 metros muestra la belleza de sus valles

Cumbre de Erga./Belauntzaran
Cumbre de Erga. / Belauntzaran
ELISA BELAUNTZARAN

El silencio atrapa en la cima de Erga ( 1.094 m.). Un silencio roto por el viento que está constantemente vigilante de cualquier movimiento en su cima o cada rincón de los valles que le rodean: Arakil, Sakana, Ultzama, Basaburua y más de un rincón de ese hermoso Larraun, discretos todos ellos, pero sabedores de su riqueza natural que muestran ufanos y a su guardan recelosos de que nadie pueda perturbarla. Siglos de tradición han hecho que los bosques de hayas se hayan adueñado de las laderas de sus montes y con gran esfuerzo y duro trabajo, los baserritarras de la zona han logrado forjar una fotografía de sus campos en las zonas más llanas, que marca el contraste de estas preciadas tierras. Y sobre todos ellos, en el centro, vigilante está Erga. Sus más de mil metros de altitud nos permite disfrutar de la belleza de unas y otras estampas. Silenciosa y discreta, porque el protagonismo se lo lleva en muchos casos la ermita de La Trinidad (1.015 m.) que se ubica a menos de un kilómetro, pero que permite al mendizale situarla de camino a Pamplona o desde cualquiera de las cumbres cercanas.

 

Fotos