Una vuelta por Dallas

Desde Reunion Tower, como un perfecto observatorio a 140 metros, se puede apreciar la increíble puesta de sol que cae sobre la ciudad de Dallas. /
Desde Reunion Tower, como un perfecto observatorio a 140 metros, se puede apreciar la increíble puesta de sol que cae sobre la ciudad de Dallas.

El hito más importante de esta bonita ciudad americana es el acontecimiento que cambió el rumbo de la historia: el asesinato de John Fitzgerald Kennedy

JUAN MANUEL SOTILLOS

Sin duda, resulta emotivo darse una vuelta por Dallas, porque uno se impregna de aquel acontecimiento que cambió el rumbo de la historia americana: el asesinato del presidente John F. Kennedy un 22 de noviembre de 1963. Si hubiera seguido vivo el pasado día 29 de mayo hubiera cumplido cien años. Nació ese día de 1917 en el estado de Massachusetts. Una bonita ciudad americana, además de vaquera, donde todavía en algunas zonas se siente ese pasado de western americano con sabor a película de vaqueros del oeste, por donde hoy, continuando con nuestra particular serie de reportajes de «una vuelta por», nos la daremos por Dallas.

Memorial JFK

Si va a Dallas lo primero que harán muchos turistas será visitar el memorial JFK, haciendo un recorrido por sus calles para pisar la «X» que señala el punto fatídico en la carretera por donde pasaba el convoy con el coche descubierto del entonces presidente de los Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy, cuando recibió un balazo mortal que acabó con su vida. Con 46 años cumplidos, el trigésimo quinto presidente de los EE UU caía abatido en un asesinato del que todavía, ahora 54 años después, se sigue debatiendo si fue una conspiración o no.

El museo del asesinato

El próximo lunes Kennedy hubiera cumplido 100 años. A buen seguro que en Dallas se concentrará gente en su Memorial, ubicado en el mismo centro de la ciudad, el distrito histórico de West End. Obra del arquitecto americano Philip Johnson, se trata de un espacio conocido como cenotafio, una tumba vacía erigida en honor de alguien, en este caso del presidente asesinado J.F. Kennedy. El monumento se levantó en 1970 y consta de unas sobrias paredes que hacen como una habitación sin techo, con aberturas al norte y al sur, y una lápida de riguroso mármol negro con su nombre. Un lugar que, curiosamente, trasmite paz...

Con todo lujo de detalles, sin dejar nada claro lo que ocurrió realmente, se describe lo que aconteció ese 22 de noviembre de 1963, en el museo conmemorativo del asesinato del presidente JFK. Es el The Sixth Floor Museum, denominado así porque está enclavado en el sexto piso del edificio de la plaza Dealey, desde donde supuestamente disparó su presunto asesino Lee Harvey Oswald, a su vez asesinado dos días después de Kennedy por Jack Ruby. De ahí la teoría de la conspiración que tantas y tantas páginas ha ocupado en la Prensa, en libros, etc..., y sigue ocupando. En 2011 salieron a la luz unas grabaciones de Jackie Kennedy, la esposa de John F. Antes de morir esta mujer dejó unas grabaciones en las que hablaba de sus claras sospechas acerca de lo que rodeaba la muerte de su esposo y en las que supuestamente delataba al entonces vicepresidente que, tras el asesinato de Kennedy, tomó las riendas del máximo mandatario de los EE UU, Lyndon B. Johnson. A este hombre se le adjudica la organización del complot para asesinar a su presidente.

El museo, además de la vida de su protagonista, recorre el recorrido del día de su asesinato, desde la llegada a Dallas del matrimonio Kennedy hasta el fatal desenlace, explicando en una maqueta la trayectoria de los tiros que, supuestamente, salieron de la ventana del mismo edificio donde se encuentra este museo. Interesante para verlo, si bien la historia, hoy en día, no está nada clara, a pesar del esmero de los historiadores en dilucidar esa posible conspiración contra JFK.

Nunca un periódico tan antiguo fue tan actual

«Kennedy asesinado en la calle en Dallas». Con este escueto pero contundente titular el 23 de noviembre de 1963 el periódico más antiguo de Texas, The Dallas Morning News publicaba en su portada el asesinato el día anterior del presidente número 35 de los Estados Unidos, Jhon F. Kennedy. No publicó en su primera página ninguna foto del atentado en sí, sino dos imágenes, una la del presidente muerto y otra la de su sucesor temporal, entonces vicepresidente en su gabinete, Lyndon B. Johnson. El precio portada entonces era de 5 centavos mientras que hoy en día cuesta 4,95 dólares.No es que sorprenda pero no deja de ser curioso que todavía en los aledaños de la plaza Dealey, donde ocurrió el atentado, se siga vendiendo el periódico de hace 54 años. Así que nunca un periódico tan antiguo sigue siendo tan actual.

Arquitectura urbana

Una vez visitado el museo y el memorial JFK seguiremos pateando por Dallas y nos encontraremos en el centro también con una réplica de la primera casa de esta ciudad. Después, por Elm Street, una calle dedicada a la música, te encuentras con esculturas desde Elvis hasta Bob Willis, pasando por Scott Joplin, Blind Lemon o Sam Lightnin Hopkins, y el mismísimo Roy Orbison, etc., auténticas leyendas del blues, del rock, etc.

Soy montañero, pero también urbanita. Me encanta la arquitectura urbana de las ciudades. En Dallas hay muchos edificios de una construcción llamativa, o simplemente edificios antiguos bien conservados o renovados que se entremezclan con las más espectaculares construcciones. Ahí está en pleno centro el Dallas County Historical Plaza con el Old Red Museum, entremezclándose con el acristalado The Belo Building o el sencillo Dallas County Administracion Building, que alberga en su sexta planta el mencionado museo del asesinado presidente. Muy cerca, la plaza Dealey.Impresionantes edificios también la J. Erik Jonsson Central Library, el Dallas City Hall o el Dallas Convention Center. Llama la atención el Perot Museum of Nature & Science, el puntiagudo y triangular edificio acristalado de Fountain Place, la altura del también edificio de cristal Bank of America, y otras estructuras de cierta singularidad que componen un peculiar skiline de Dallas. No hay que olvidarse de la Reunion Tower de 171 metros de altura que alberga el Geo-Deck, un observatorio a 140 metros de altura que domina los 360º de Dallas. Impresionante. O el famoso puente Margaret Hunt Hill Bridge de Santiago Calatrava.

Chillida, en Dallas

Pateando Dallas te encuentras en pleno corazón con una imponente e impresionante escultura que representa a los cowboys conduciendo las reses. Este trabajo del artista texano Robert Summers, emula el paso del ganado tal cual se hacía antes, guiado por vaqueros a través de las llanuras y ríos americanos y está compuesto por numerosas y únicas piezas entre reses y vaqueros, representado una de las esculturas de bronce más grande del mundo. Está en Pionner plaza, en el Donwtown de Dallas, en el Convention Center Distrit.

Puede verse también una curiosa edificación cilíndrica que es la capilla de Thanks-Giving, en cuyas cercanías se encuentra un gran monumento a la gratitud, con el gran anillo, the Ring of Gratitude. Seguimos andando y nos adentramos, irremediablemente hay que verlo, en el Dallas Arts District, con impresionantes edificios y esculturas. Mencionaré, ¡cómo no!, la de Eduardo Chillida instalada en Dallas en 1990, en la puerta de entrada del edificio de Morton H. Meyerson Symphony Center ¡Espectacular Chillida con su obra De Música Dallas XV! Otros edificios, la rojiza Winspear Opera House o el Dallas Museum of Art llaman la atención.

Es recomendable entrar a ver la Crow Collection of Asian Art en una especie de jardín ze. Cerca esá el Nasher Sculpture Center, o el AT&T Performing Arts Center, y un parque enfrente de todos estos edificios culturales lleno de peculiares esculturas. Cerca también una impresionante escultura de diferentes piezas instalada en la denominada Cáncer Survivors Plaza, como un tributo a la vida.

En Dallas se puede visitar también el impresionante zoo, el parque del Arboretum, o el Dallas Word Aquarium, mientras en la calle, en el parque Klyde Warren, podrá comer en sus famosos Food Trucks Incluso podrá ir a ver un rodeo, muy típico vaquero-americano. Dallas es interesante para darse una vuelta. Les gustará. Tiene mucho que ofrecer y es una perfecta puerta de entrada para conocer otras ciudades de Texas. Dallas, como dicen ellos, es BIG.