SIETE RUTAS MARÍTIMAS PARA DISFRUTAR DE LA COSTA VASCA

La espectacular costa vasca y sus habitantes quedan al descubierto gracias a los barcos que surcan el Cantábrico. Lecciones de geología, historia y fauna en una sola clase

IRATXE LÓPEZ

Hoy nos hacemos a la mar. Ya que tenemos la suerte de disponer de una buena costa, ilógico sería no aprovecharla con el buen tiempo. Las posibilidades de participar en una ruta marítima son muchas, presentamos solo algunas de ellas para dejarse salpicar por la espuma mientras el barco rasga el agua con su quilla, conocer el navío de proa a popa, de babor a estribor o lanzarse a la aventura. Es hora de vivir nuevas experiencias y de contemplar una perspectiva diferente de nuestro mundo revisando la tierra firme sobre aguas profundas en el Cantábrico.

Ruta de Elantxobe
1

Ruta de Elantxobe

Divisar la fascinante costa de Urdaibai desde el agua será inolvidable. La brisa despeinará tu cabellera mientras observas esta porción de tierra vizcaína que cuenta entre sus atractivos con varias sorpresas. La enigmática isla de Izaro, que acogió un convento de franciscanos hasta el siglo XVIII –después construirían la ermita de la Magdalena y ahora se ha convertido en zona ecológica protegida–. Las inaccesibles cuevas del Cabo Ogoño, desde las que se escuchaban los avisos sobre la presencia de ballenas cuando los pescadores aún podían salir a atraparlas. El pintoresco pueblo de Elantxobe, con su cascada de calles estrechas y el puerto en el que los niños se zambullen felices en verano. Y Mundaka, adorada por turistas y surfistas.

Avistamiento de cetáceos
2

Avistamiento de cetáceos

Lo primero que hay que hacer antes de soñar con el destino, en este caso, es reservar la excursión ya que suele haber lista de espera. El objetivo de la actividad busca una alternativa a la progresiva decadencia de la actividad pesquera en puerto, fomentar actividades económicas sostenibles ligadas al mar. El respeto al medio ambiente guía la cita en la que participan naturalistas marinos y expertos. En su compañía recorrerás durante una jornada diversos ecosistemas como el borde de los cantiles o los profundos barrancos marinos. Atendiendo a sus indicaciones. En un mundo repleto de biodiversidad, destino al que acuden grandes ballenas, cachalotes, zifios e incluso orcas. El precio de la salida incluye seminario el día anterior y un manual de iniciación al avistamiento de aves marinas y cetáceos en el Golfo de Bizkaia.

En la ría de Urdaibai
3

En la ría de Urdaibai

En este caso la navegación es interna, por el alma de la Reserva de la Biosfera, flotando entre aguas protegidas, sin olas para que disfruten aquellos que se marean. Así tomará contacto el recién llegado con el interior de la costa de Busturialdea. Entenderá las razones por las que este entorno de la ría ha recibido el título y el cuidado que éste acarrea. Durante un tramo el navío atravesará un espacio muy sensible, la parte superior del estuario, Zona de Especial Protección para Aves. El estuario al completo fue declarado también Zona de Especial Conservación. La excursión es perfecta para dejarse llevar por la belleza natural, la fauna y la flora de la marisma.

En velero por la ría de Bilbao
4

En velero por la ría de Bilbao

Atentos los elegantes o quienes quieran sentirse así por un día. ¡Abordaje consentido a un velero! Con la excusa de recorrer la historia de Bilbao y Bizkaia, su pasado industrial y evolución hasta la ciudad de servicios y turismo que es ahora. De mecerse arrullado por el agua entre la tradición y la revolución urbanística. La ruta zarpa desde el Puerto Deportivo de Getxo y se acerca hasta los acantilados de La Galea. Pasa luego cerca de playas como Ereaga y Arrigunaga, del Puerto Viejo de Algorta. Entra por la ría de Bilbao para contemplar el Puente de Bizkaia. A los lados, los pueblos señoriales de Portugalete y Las Arenas. Rumbo a los Astilleros de Sestao y la Acería de Bizkaia. De regreso a puerto, regarás la garganta con un buen vino local o de Rioja.

Un catamarán en La Concha
5

Un catamarán en La Concha

Esta opción parece la mejor para aquellos que quieran subirse a un barco pero no pretendan una larga travesía. O mejor dicho, subirse a un catamarán con capacidad para ciento veinte pasajeros que lanzan destellos enamorados a Donostia. La ruta sale del puerto pesquero con la idea de conocer la costa de la capital guipuzcoana. Cada cual contemplará con el grado justo de emoción, según gustos propios, la escultura de Oteiza denominada Construcción Vacía, el rompeolas del paseo nuevo, la desembocadura río Urumea, el Kursaal, la playa Zurriola, los montes Ulia e Igeldo, el famoso Peine del Viento y la isla Santa Clara, acostumbrada a aparecer en todas las fotos de la ciudad. Dentro de la bahía se presentarán sin complejos las playa de La Concha y Ondarreta, el Palacio Miramar, el Pico del Loro y el Ayuntamiento.

Con vistas al flysch
6

Con vistas al flysch

El flysch forma parte de un tesoro geológico que se aprecia mucho mejor desde el mar. En esta excursión se parte de Zumaia para acabar en Mutriku y volver, pasando también por Deba. El trayecto abarca el famoso Geoparque y desentraña sus secretos gracias a las explicaciones sobre los rasgos del flysch, las formas de vida que acoge y las tradiciones de esta tierra. El participante escuchará datos sobre las labores de construcción naval en Zumaia, el comercio en Deba y la pesca de la ballena en Mutriku. Gozará además de una hora libre para visitar el puerto y el casco histórico de Mutriku, declarado Conjunto Monumental.

Acantilados de Jaizkibel
7

Acantilados de Jaizkibel

Alcanza casi los 600 metros de altura, todos ellos de cara a un Cantábrico acostumbrado a humedecer sus pies. El monte Jaizkibel vigila como una atalaya la comarca del Bidasoa y desde su cima puede contemplarse incluso Pasaia Donibane. Pero esta vez no se trata de ascenderlo sino de repasar sus formas desde la costa. Además de admirar los acantilados y la riqueza natural del litoral, el navegante novel podrá descubrir las paramoudras, exclusivas formaciones geológicas de arenisca con perfil esférico, únicas en el mundo. La visión de otros parajes naturales espera a los excursionistas.