El rock inunda Andoain

The Kill Devil Hills y a la derecha, The Legendary Tigerman./
The Kill Devil Hills y a la derecha, The Legendary Tigerman.

Birkit, Tulsa, The Coal Porters, Boss Hog, The Kill Devil Hills y The Legendary Tigerman se citan mañana en la Plaza Nafarroa

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

El pronóstico meteorológico no pinta muy halagüeño, así que confiemos en que el rock sea lo único que inunde la plaza Nafarroa, que mañana acoge por undécimo año consecutivo el Andoaingo Rock Jaialdia. El festival, gratuito y muy apreciado por la parroquia rockera, lo organiza la promotora Bloody Mary con el apoyo del ayuntamiento de la localidad.

Sesiones matinales. Como manda la tradición, la variedad domina un cartel en el que destacan artistas vascos como Tulsa o Birkit junto a figuras internacionales de la talla del portugués The Legendary Tigerman por primera vez en formato de trío, los australianos The Kill Devill Hills, los angelinos The Coal Porters y los neoyorquinos Boss Hog con Jon Spencer y Cristina Martínez al frente. Y este año, a modo de novedad, habrá 'aperitif' matinal con actuaciones gratuitas de The Riff Truckers (a las 12.00 horas en la plaza Zumea) Howdy (a las 13.00 en la plaza Bastero ) y The WC Grooves (a las 14.00 en Goikoplaza).

Guitarras pausadas. Ya por la tarde, Birkit será la encargada de inaugurar a las 18.00 horas las actuaciones en la céntrica plaza de Andoain. Gasteiztarra afincada en Bilbao, Birkite Alonso inició su carrera en solitario tras pasar por grupos como Eorann y Red Carmine. Grabado con guitarra eléctrica y piano, su debut 'Emen' (2017) parte de «influencias de indie folk-rock internacional» y alterna «un toque del antiguo post-rock y capas de guitarra en forma de melodías pausadas» cantadas en euskera, según destaca el festival.

Del folk al pop electrónico. La bidasoarra Miren Iza fundó Tulsa tras dar sus primeros pasos en Elektrobikinis, grupo de punk-rock y surf cantado en inglés. Hace más de una década que publicó su debut, 'Sólo me has rozado' (2007), que incluía letras en castellano y una marcada querencia por el folk rock. En 'Espera la pálida' (2010) incidió en el sonido Americana antes de mudarse por un tiempo a Nueva York. Antes de volver a España realizó una gira por EEUU en la que fusionó por primera vez el sonido acústico con la electrónica, mezcla que impregnó su tercer álbum, 'La calma chicha' (2015), un «giro estético importante» por el protagonismo de los sintetizadores. Su último trabajo, 'Centauros' (2017), confirma su alejamiento del folk para indagar en un pop sofisticado y presidio por sutiles arreglos electrónicos.

Fiesta bluegrass asegurada. Afincados en Londres, The Coal Porters parten del bluegrass más puro para mezclarse con otras influencias. Según subraya la organización, un concierto suyo «es una fiesta garantizada» gracias al trabajo de cinco reputados músicos que comparecen armados con banjo, violín, contrabajo, mandolina y guitarra acústica. El líder del combo es Sid Griffin, uno de los máximos exponentes el sonido Americana que en los años 80 lideró proyectos como The Long Ryders, aquella banda que miraba a lo mejor del pop y el rock de los 60 y también a la música de raíces con pinceladas de country y punk. Tras aquella aventura puso en marcha The Coal Porters, cuyo último trabajo, 'Nº6' (2016), está producido por John Wood, quien ha trabajado con Fairport Convention, Nick Drake o Squeeze.

Blues protesta. Boss Boss Hog, la banda liderada por Cristina Martinez en compañía de su marido Jon Spencer, ha regresado por sus fueros tras un largo periodo de descanso. En su último álbum, 'Brood X' (2017), se expresan más «como un monstruo serpenteante que como un grupo que ha estado hibernando tanto tiempo». El combo completado por el bajista Jen Jurgensen, el batería Hollis Queens y el teclista Mickey Finn vuelven al ruido con «calientes notas» de funk y punk en una nueva entrega en la que la voz de Martinez «suena más afilada y viciosa que nunca» mientras la banda mantiene «el ritmo apocalíptico, delirante y ácido en sus canciones de blues protesta».

Mutantes australianos. The Kill Devil Hills nacieron hace quince años en Frementle, Australia, para fusionar rock acústico y country. Hasta la fecha han publicado cinco álbumes -el último es 'In On Under Near Water' (2016)- con los que han crecido cual «marea arrolladora» hasta convertirse en «una banda de rock con corazón de barro y carbón». Algunos definen su música como una «cacofonía melodiosa, un bonito ruido bastardo, baladas feas pero honestas, y parodias sonoras empalmadas genéticamente». Y no falta quien compara con Nick Cave & The Bad Sees su «directo fascinante, visceral, emotivo, sensual y generalmente alegre». «Esta es una de esas bandas especiales de mutantes australianos que solo los continentes remotos pueden expulsar, una especie confinada a las islas, delirios febriles que ocasionalmente se pavonean en el escenario», proclama la enigmática hoja promocional.

Del one-man band al trío. A Paulo Furtado, conocido en el mundillo como The Legendary Tigerman, le hemos disfrutado en visitas anteriores en las que solía tocar la guitarra sentado y parapetado tras su batería. En 'Misfit' (2018), su último álbum, el portugués abandona el habitual formato de one-man band y cuenta con la colaboración de Paulo Segadâes (batería) y Joâo Cabrita (saxo barítono). Registrado en el estudio Rancho de La Luna, en pleno desierto californiano de Joshua Tree donde grabaron Queens of The Stone Age, Arctic Monkeys, Iggy Pop o Foo Fighters, el disco incide en el blues rock pantanoso de siempre que ahora gana en matices.

Horarios

18.00
Birkit.
18.50
Tulsa.
19.55
The Coal Porters.
21.35
Boss Hog.
23.15
The Kill Devil Hills.
0.45
The Legendary Tigerman.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos