Posible despedida y documental a modo de «terapia grupal»

Rubén Ramos, en el centro de la imagen, al frente del grupo Cohen./DV
Rubén Ramos, en el centro de la imagen, al frente del grupo Cohen. / DV

Cohen. El grupo de Urnieta ofrece este sábado en el Dabadaba el que podría ser su último concierto, y también proyectará un filme sobre la banda

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Entre 2005 y 2017, Cohen se labró una interesante carrera dentro del post-hardcore underground. Llevan dos años de «parón indefinido» pero hoy ofrecerán una actuación llena de sorpresas en el Dabadaba, donde también se proyectará 'Digresión', un documental sobre el grupo. En el cartel del evento se habla de «último concierto», aunque a juzgar por lo que cuenta el filme, es posible que la banda de Urnieta no haya dicho su última palabra.

«El concierto es una excusa para muchas cosas: para dar las gracias a la gente que nos ha apoyado en algún momento y también, por qué no, para darnos las gracias entre nosotros», asegura Rubén Ramos, voz y guitarra de un grupo que ha vivido numerosos «altibajos, cambios de formación, parones involuntarios, momentos de máxima ilusión y golpes muy duros».

EL PROGRAMA

Cartel
Cohen.
Lugar
Dabadaba (Donostia).
Día y hora
Este sábado a las 20.30.
Entradas
8/10 euros.

Algunos de ellos aparecen reflejados en los 43 minutos de 'Digresión', «una instantánea en el tiempo» de una banda que debutó con '20 Minutes To Collpase' (2007) y después publicó 'Subconscious Mind' (2010), 'Cander Days' (2013) y 'Rooms' (2014), además de varios singles. El propio combo y el realizador X. Duo han dirigido la película, construida a partir de imágenes de archivo captadas en su día de modo «totalmente amateur y sin ninguna intención». El material se nutre de entrevistas con los antiguos y actuales integrantes de Cohen, así como de testimonios de otros músicos, productores, mánager y periodistas.

'Digresión' aborda los ilusionantes comienzos y actuaciones memorables como la del Resurrection Fest en 2011 o cuando un año después telonearon a Refused en la Razzmatazz de Barcelona. Pero además, también aborda sin pudor el desgaste y las tensiones internas de un grupo cuyos miembros tenían diferentes grados de ambición. «Uno de nuestros problemas fue la falta de comunicación y el documental nos ha obligado a hablar de lo que sentimos y vivimos en momentos muy duros. Por su propio formato, no puede dar cabida a todo lo bueno y lo malo que pasamos, ni a todas las distintas versiones de lo ocurrido, pero sí ha sido una especie de terapia grupal que nos debíamos mutuamente desde hace tiempo», asegura Ramos.

Grupo en 'standby'

En el futuro quisieran ser recordados como «un grupo de amigos que, con 15 años, tomaron la mejor decisión de sus vidas». «Si Cohen ha afectado a alguien una milésima parte de lo que nos ha afectado a nosotros en todos los sentidos, nos damos por satisfechos», asevera el músico, hoy al frente de su proyecto personal, Reuben RG, y también parte indispensable de Nerabe.

Después del 'último' concierto de este sábado Cohen seguirá en 'standby', pero como dicen en el documental, mientras los amigos que forman el grupo tengan «cosas que decir, inquietud y ganas de seguir, no tiene por qué acabarse».