Paz Padilla: «Hemos perdido la realidad sobre la felicidad, solo hace falta salud, un techo y comer»

Paz Padilla actúa desde hoy en el Victoria Eugenia con la comedia 'Desatadas'./
Paz Padilla actúa desde hoy en el Victoria Eugenia con la comedia 'Desatadas'.

La actriz y humorista Paz Padilla protagoniza desde hoy al domingo la obra 'Desatadas', una comedia llena de locuras, mentiras y carcajadas

ROBERTO HERREROSAN SEBASTIÁN.

Las tres mujeres de 'Desatadas' son «incapaces de escuchar o de detectar sus defectos y por eso viven con humor y estupor situaciones cotidianas». Lo cuenta Félix Sabroso, el autor de esta función en la que el espectador asiste entre carcajadas «a una comedia que analiza la realidad actual, la neurosis colectiva en la que vivimos, por miedo a la soledad, al fracaso, al desamor o a la misma muerte». Son temas serios que en manos de Paz Padilla, Natalie Pinot y Rocío Marín se convierten en una divertida función, porque como dice la actriz gaditana, «el humor siempre se nutre de temas serios, aunque en realidad no hay temas serios, el humor es tragedia más tiempo. Si dejas pasar el tiempo ya te puedes reír de cualquier cosa. En España de toda la vida nos hemos reído mucho en los velatorios».

Cada una de las tres actrices de 'Desatadas' se desdobla en muchos personajes «y todas tenemos nuestras tragedias», reconoce la actriz, humorista y presentadora de televisión. «Somos un poco el reflejo de esta sociedad, en la que tenemos que estar guapísimas, fantásticas, maravillosas y, claro, eso llevado al extremo puede ser muy divertido».

Tanto el personaje de Paz como el de sus dos compañeras viven toda la función a punto de traspasar la delgada línea entre la locura y la cordura. «La gente cada vez está peor porque le damos gran importancia a cosas que no la tienen y pensamos que la felicidad son otras cosas. En la obra todo eso lo exageramos hasta llegar casi a la locura».

Las representaciones

Lugar
Teatro Victoria Eugenia.
Fechas y horario
Hoy y el domingo, a las 20.00 horas. Sábado, 18.30 y 21.00 horas.
Precios
20, 24 y 28 euros.

También mienten mucho, a los demás y a ellas mismas. «Es el reflejo de la imagen que damos y de la que no somos conscientes. Dices una cosa, pero estás haciendo otra y el público ve realmente quién eres. Es algo muy normal que todos hacemos a diario porque nos creemos nuestras propias mentiras y, además, somos tan hipócritas que a nadie se le ocurre decirle a la otra persona la verdad, ¡que estás vendiendo una imagen que no eres!».

«Nunca estamos satisfechos»

Las situaciones que ocurren en escena son «de lo más cotidianas: desamor, envidia, celos, prosperar en el trabajo pisando a los demás». Una solución en el teatro y en la vida real le parece a Paz «utilizar el sentido del humor, pero la gente no lo hace, lo dramatizamos todo. Yo procuro que no, soy de las que ve la botella medio llena, pero muchos te cuentan unos dramas... ¡Es que me he quedado sin gas natural y he tenido que ducharme con agua fría! Lo que para mí es una anécdota divertida, para otros es un desastre y te sueltan que su vida es una mierda».

A la presentadora de 'Sálvame' le parece que quizás lo que ocurre es que «cada día estamos más cabreados, pero en plan catastrófico, ¡qué mal he empezado el día, me voy a morir!». No le gusta que se eche mano tantas veces de la supuesta mala suerte «ni tampoco escuchar tan a menudo la frase hecha de 'estoy reventado'. ¿Reventado de qué, acaso vienes de trabajar en el campo? Eso lo podía decir mi madre, con siete hijos, que se levantaba a las seis de la mañana. No sé lo que pasa, pero nunca estamos satisfechos, no somos felices, nunca es bastante. Creo que hemos perdido la realidad de lo que es la felicidad. Sólo necesitamos salud, tener un techo y comer. El coche, la casa, los viajes, las vacaciones no nos dan la felicidad. O los ricos serían felices y dejarían de trabajar. Y no lo hacen».

«No hay temas serios, si dejas pasar el tiempo ya te puedes reír de cualquier cosa»

«Me protejo mucho porque la gente juzga muy rápido. Quizás yo lo haga también»

Aunque se la conozca más por sus trabajos en la televisión y como humorista, Paz apuesta por el teatro «porque es vida, es el cara a cara con el público que ha pagado una entrada y se merece que yo me los gane, que se le olvide sus problemas y salga pensando el buen rato que ha pasado».

Reivindica ser reconocida como actriz incluso cuando trabaja en la televisión «porque también todos los presentadores somos actores, aunque algunos solo tengan un registro. No dejamos de ser un personaje. Y lo mismo ocurre con los humoristas. Incluso valoro más al actor humorista que al que no se dedica a la comedia porque en el drama a todos nos afectan las mismas cosas, si ves a un niño sufrir cómo no vas a sentirlo. Sin embargo, no nos reímos de lo mismo, ni todas las generaciones o en todos los países se ríen de lo mismo».

Cuidadosa de su intimidad, Paz Padilla reconoce que «en 'Sálvame' no me muestro, les ha costado pero ya lo entienden. Es verdad que me he protegido mucho, me da un poco de miedo porque la gente juzga muy rápido. Quizás yo lo haga también». Si se la conoce de cerca cree que sus rasgos principales son «la sencillez y que soy hiperactiva, no puedo estar sentada».

 

Fotos

Vídeos