«Hemos aprendido a abrazar la imperfección»

Ander Vildósola (batería), Ion Grijalbo (guitarra y voz), Ignacio Bilbao (guitarra y voz) y José Mari Lluch (bajo y voz)./CECILIA ÁLVAREZ HEVIA-ARIAS
Ander Vildósola (batería), Ion Grijalbo (guitarra y voz), Ignacio Bilbao (guitarra y voz) y José Mari Lluch (bajo y voz). / CECILIA ÁLVAREZ HEVIA-ARIAS

Grande Days. El cuarteto donostiarra presenta esta noche en el Dabadaba 'A Way To Collapse', su primer disco de larga duración

Juan G. Andrés
JUAN G. ANDRÉSSAN SEBASTIÁN.

Después de la buena acogida que tuvo 'Spark' (2016), su EP de debut, la banda conoció al músico y productor Xabier Erkizia durante la grabación de la banda sonora del documental 'Zink'. La experiencia fue «como la seda» y Grande Days decidió recurrir a él para su primer larga duración, 'A Way To Collapse' (Elsa Records, 2019), que acaba de ver la luz en Elsa Records, el sello del Dabadaba. Allí presentarán este ecléctico trabajo con el que han roto algunas inercias.

- Erkizia es un rastreador de sonidos bregado en la experimentación. ¿Qué querían de él?

- José Mari Lluch. Queríamos que nos ayudara a llegar a terrenos que nosotros no conociéramos de nosotros mismos, es decir, sorprendernos con nuestra propia música. En aquel momento no éramos conscientes de que girábamos en torno a ciertas formas de hacer canciones y Xabi nos escuchaba y nos decía una frase recurrente: «Eso ya lo habéis hecho. Probad otras cosas». Algunos temas los llevamos bastante cerrados al estudio, pero luego mutaron un montón...

- Ignacio Bilbao. Incluso hay canciones como 'Taskmaniac' que se hicieron directamente en el estudio a base de improvisación y experimentación. Lo típico es que hagas un dibujo de guitarra y lo termines, ¿no? Pues él nos sugería que lo dejáramos sin acabar o que no entráramos en el compás en el que se supone que debíamos entrar... Un día, en mitad de una improvisación que estábamos grabando vino a donde cada uno de nosotros y, uno por uno, fue proponiéndonos cosas al oído sin que el resto pudiera escucharle.

- J.M.L. Era una manera de romper nuestras inercias.

- I.B. Decía Ben Frost que cuando te topas con Brian Eno crees que te va a dar la respuesta a todas tus preguntas, pero lo que realmente sucede es que te encuentras con más y más preguntas.

- J.M.L. Y con Xabi también fue así. Nos preguntaba qué esperábamos del nuevo trabajo, qué le pedíamos al disco... Nos ha ayudado a autoconocernos.

- I.B. Sin darnos su opinión, nos preguntaba cómo creíamos que estaba quedando.

- Ha actuado casi como un 'coach'...

- J.M.L. Nos iba poniendo contra la pared, sí, pero me gusta pensar que ni nosotros podríamos haber hecho este disco sin él ni él lo podría haber hecho sin nosotros. Ha sacado algo que ya llevábamos dentro.

- I.B. Creíamos que íbamos a grabar un disco pero ha sido casi como ir a la universidad. Hemos aprendido mil cosas más allá de cómo se graba un disco.

- J.M.L. Por experiencias anteriores, parece que al estudio vas a registrar simplemente lo que ya tenías preparado en el local de ensayo. Allí hay un señor que es técnico, le da al REC y graba. Esta vez no hemos funcionado así y ha sido un trabajo colectivo de construcción del disco. Hubo un momento en que no sabíamos ni si teníamos disco: desechamos canciones porque no encajaban con el discurso general y al final tuvimos que crear otras desde cero en el momento... Dentro del eclecticismo, hemos tratado de construir un universo, un discurso.

- ¿Ese discurso se resume en 'Demons'? Es la canción que alude al título del disco cuando dice «Todos mis demonios deben morir / Este es mi grito de guerra cuando quiero colapsar».

- J.M.L. Teníamos claro que el concepto de colapso iba a estar muy presente en el disco, que incluso iba a titularse simplemente 'Collapse'. Muchas letras hablan de llegar al límite, son historias que están al límite del colapso, y la propia música también lo está: los temas rompen de repente.

- I.B. Es algo que sucede, por ejemplo, en el primer tema, 'Brunch', que es una canción supersuave pero que antes de terminar te mete tres hostias impresionantes.

- Son casi como tres navajazos inesperados...

- I.B. Tuvimos que bajar la intensidad del sonido.

- J.M.L. Sí, hubo mucho debate en torno a pasajes como ese. Decíamos: «A ver si la gente se va a cabrear, va a quitar el disco y no lo va a querer escuchar más».

- I.B. El colapso es eso: está en las letras, en las canciones e incluso en nuestra manera de haber hecho el disco, que para nosotros ha sido un colapso. (Risas)

- Su rock sigue siendo difícil de clasificar pero mantiene el gusto por la atmósferas y el contraste de pasajes de calma acústica con distorsiones brutales...

- I.B. Somos cuatro amigos con diferentes gustos y trayectorias: no venimos de ver los mismos conciertos y escuchar la misma música.

- J.M.L. Y luego también está nuestra voluntad de sorprendernos y de buscar cosas que nos motiven para seguir tocando. Cuando estás tocando y sale algo que te llama la atención, se trata de tirar de ese hilo, y en esa búsqueda, unas veces vas hacia un lado y otras, hacia otro. No tenemos por qué elegir un estilo u otro.

- I.B. En parte nos obligamos a no hacer siempre lo mismo.

- J.M.L. Pero más que nada por supervivencia musical. De lo contrario, me quedaría dormido de aburrimiento tocando el bajo. Si no funcionas así, te cuesta más ser sincero y emocionarte con lo que haces. Igual suena un poco así, pero no le veo mucho sentido a crear una obra que sabes cómo va a terminar.

- Siguen apostando por las canciones largas, en un tiempo en que poca gente escucha los discos enteros...

- I.B. Para nosotros son cortas porque en el EP teníamos una de 10 minutos. (Risas)

- J.M.L. Hemos hecho lo que nos han pedido las canciones sin pensar en la actuales tendencias de consumo.

- I.B. Además, hay temas como 'Colour Lights in Films' que empieza con una parte que es un dron de guitarras cañeras, pasa a ser pop y acaba en un post-rock superdelicado: si haces tres cosas diferentes en un mismo tema, no puedes pretender que dure tres minutos.

- Al final, ¿cuál es el principal cambio con respecto al EP?

- I.B. Yo veo 'A Way To Collapse' mucho más maduro y evolucionado en sonido, en estructura de canciones, en riqueza estilística... Las canciones tienen mucha tijera. Yo suelo decir que el disco está roto: tú escuchas una canción y en el transcurso sucede algo que provoca que aquello no termine como había empezado: no es la canción que pensabas que iba a ser...

- J.M.L. Hay tempos pesados que no habíamos hecho nunca, capas con grandes diferencias de sonido, ritmo y cadencia... También hemos tenido el valor de incluir grabaciones caseras de teléfono móvil u ordenador que directamente suenan mal o no parecen correctas.

- I.B. Hemos sido más frágiles en la grabación: el disco tiene fallos, hay voces imperfectas que podíamos haber arreglado y no lo hemos hecho...

- J.M.L. Hemos aprendido a abrazar la imperfección, no yendo a buscarla, pero sí aceptándola si surgía. Xabi nos insistió mucho en atender al fallo porque eso nos podía abrir puertas a otros lugares interesantes. Hay caminos de algunas canciones que nacieron del error. Por eso diría que una diferencia importante con respecto al EP es que nos hemos dejado llevar a zonas incómodas o imperfectas para nosotros.

- ¿Y cómo ha sido fichar con Elsa Records?

- I.B. Muy natural: nosotros estábamos buscando con quien publicar el disco y ellos se ofrecieron. Igual que ocurre con el propio Dabadaba, como sello tienen un gusto increíble. Lo mismo editan a Rrucculla que a Vulk, Melenas o Telmo Trenor. En principio, parecen grupos de estilos muy distintos, y lo son, pero terminan encajando en el conjunto por su filosofía.

EL CONCIERTO

Cartel
Doña + Grande Days.
Lugar
Dabadaba(Donostia).
Día y hora
Hoy a las 21.00.
Día suelto
7/10 euros.