La pegada de Patxi Ruiz da miedo

El zaguero deEstella y Oinatz Bengoetxea, campeones del torneo de San Mateo Xala y Pascual estuvieron a merced de sus rivales y cometieron muchos errores.

ENRIQUE ECHAVARREN
La pegada de Patxi Ruiz da miedo/
La pegada de Patxi Ruiz da miedo

SAN SEBASTIÁN. DV. Oinatz Bengoetxea y Patxi Ruiz se proclamaron campeones del torneo de parejas de la feria de San Mateo al derrotar ayer en la final, disputada en el Adarraga de Logroño, a Xala y Pascual. Al igual que sucedió en el duelo de la liguilla contra Titín y Goñi III, Patxi Ruiz se erigió en el protagonista de la final. El zaguero de Estella fue proclamado mejor jugador del torneo e inscribió su nombre en el palmarés de la feria matea por tercera vez. Sus anteriores victorias fueron con Aimar Olaizola en 2002 y con su hermano Asier en 2001. Ahora lo hace junto a Oinatz Bengoetxea, que se estrena en un torneo de los grandes.

La victoria de la pareja de Asegarce no admite discusión. Fue clara y merecida. Oinatz y Patxi Ruiz fueron superiores a sus rivales, cada uno en su parcela. Pero donde más se notó la diferencia fue en la zaga, donde el derbi entre pelotaris de Tierra Estella se decantó claramente del lado de Patxi Ruiz. Si ante Titín y Goñi III se apuntó ocho tantos en juego, ayer fueron cinco. Todos ellos de pelotazo con la derecha. Auténticos misiles. Pascual intentó llevarlos a buena, pero era misión imposible.

Además, Patxi Ruiz se defendió muy bien con la izquierda y utilizó la botivolea para poner en el frontis pelotas que ya parecían tanto. Por si fuera poco, cubrió mucha cancha y estuvo muy atento a las aperturas de Xala. Un partido redondo. Sólo perdió un tanto (13-18). La pelota se le fue a la contracancha con la derecha. Y uno de los dos saques que encajó era restable, pero esos dos detalles no pueden empañar un partido enorme.

Oinatz, valiente

Oinatz también rindió a un nivel altísimo. En los primeros compases del partido se empleó en defensa para contrarrestar la salida en tromba de Xala, pero a partir del 4-8 se sacudió la presión y comenzó a jugar también en ataque. Cortadas, dejadas, voleas, ganchos. Y la guinda la puso en el último tanto. Demostró su inteligencia en la cancha al dejarle en varias ocasiones pelotas francas a su zaguero para que soltase el brazo. Oinatz corrió a abrazarse con Patxi Ruiz. Acababan de conseguir el título cuando nadie daba un duro por ellos en el inicio del torneo. Al final han resultado ser los mejores. No hay duda alguna.

Xala y Pascual jugaron por debajo del nivel que se esperaba de ellos. Entre ambos regalaron diez tantos a sus rivales. El zurdo de Lekuine se apuntó diez tantos en juego y dos saques, pero todo lo que hacía de bueno, lo estropeaba al tanto siguiente. Poco a poco fue perdiendo gas y se fue desinflando. No es la primera vez que le ocurre, ni será la última.

Pascual tampoco fue el mismo que barrió del mapa a Eulate en el último partido de la liguilla clasificatoria. Más bien se pareció al del día del debut en la feria. Un zaguero timorato, siempre dominado, que se mantuvo en la cancha a base de escapadas. En contadas ocasiones le soltó a la pelota con ganas. Patxi Ruiz le ganó claramente la tostada, en ataque y en defensa. Le mostró la espalda continuamente. Y es que su pegada da miedo. Tiene el nervio fresco y disfruta de cada pelotazo. Habrá que verle ahora en el cuatro y medio. Ya ha comenzado a prepararlo...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos