Emotivo homenaje

AITOR ÁLVAREZ

Guridi recibió un justo y merecido homenaje en un entrañable concierto que sirvió de apertura al XVIII Ciclo Musical de Zarautz. Se completó el aforo de la Parroquia zarautztarra, incluso algunas personas tuvieron que quedarse de pie, para asistir a la representación de la Misa en Honor del Arcángel San Gabriel, que en palabras de Xabier Irastorza, director de la Capilla Gregorianista, no se interpretaba íntegramente y de la forma que tuvimos la oportunidad de escuchar desde hace ya medio siglo. Composición religiosa, que aun siendo la parte menos conocida de su obra, es un género que nunca abandonó en su larga trayectoria musical, sobre todo durante los últimos años de su vida.

Un Himno del compositor vasco, ejecutado por Óscar Cayendo desde el órgano, sirvió de apertura y acompañó a las tres formaciones participantes mientras se dirigían a sus respectivos lugares, donde interpretaron sus correspondientes piezas. Desde la primera entrada de la Escolanía y Coro de Cámara de Easo, situados en el coro de la Iglesia, esa preciosa combinación de voces de edades tan diferentes consiguió conmover y emocionar a los presentes. Mientras las angelicales voces de los niños de la Escolanía se mostraban maravillosamente entonadas y sugerían ternura, claridad y frescura, las maduras y ya formadas voces de Cámara sirvieron de excelente sostén aportando seriedad, potencia, solvencia y seguridad. El resultado de esta conjunción sólo pudo ser tímbricamente completo, de un amplio y bello color sonoro, convincente y en resumen perfecto en todos sus aspectos. Los especialistas componentes de la Capilla Gregorianista, por su parte, intercalaron, desde su posición en el altar, sus cantos como parte de la Misa, completando una seria, profunda y muy sentida actuación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos