Unánime condena internacional

BOMBAY. DV. La comunidad internacional reaccionó con unanimidad a la hora de condenar los atentados.

La Administración Bush denunció «los actos de violencia sin sentido» cometidos en Bombay, según dijo el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, que ofreció al Gobierno indio la asistencia que pudiera necesitar.

Asimismo, el primer ministro británico, Tony Blair, condenó las «brutales y vergonzosas» acciones en un comunicado en el que también expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y subrayó que «nada puede justificar el terrorismo»

. Recordó los lazos que unen a Reino Unido con su ex colonia por la «determinación común de derrotar el terrorismo en todas sus formas».

El alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, criticó asimismo «en los términos más firmes los despreciables ataques». «Estoy conmocionado», afirmó.

Gobierno español

Desde España, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que las aciones terroristas recuerdan «las trágicas escenas que se vivieron en Madrid el 11 de marzo de 2004», mientras el rey Juan Carlos mostró su consternación y la del resto de la Familia Real por la tragedia.

En la misma línea, el presidente ruso, Vladímir Putin, presentó al Gobierno de India sus condolencias por «este cínico crimen, monstruoso por su crueldad». «No tiene ni puede tener ninguna justificación. Los terroristas culpables de ese atentado deben ser castigados severamente», aseguró.

Asimismo, el presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, condenó «con firmeza» los atentados y negó que grupo paquistaní alguno estuviera involucrado en esas acciones terroristas.

«El terrorismo es una lacra de nuestros días. Debe ser condenado, rechazado y hay que luchar contra él de forma efectiva y coherente», afirmó.

Por último, la organización humanitaria Amnistía Internacional manifestó que estos ataques suponen «indudablemente un crimen contra la humanidad».

Expresó asimismo su «solidaridad con las víctimas de estos ataques sin sentido y terribles», y señaló que «el hecho de atacar a personas que se dirigían a sus ocupaciones diarias revela un total desprecio por los más elementales principios de cualquier sociedad civilizada». AGENCIAS