Jean Marie Leblanc da a entender que Jan Ullrich no correrá el Tour

«Sólo caben dos soluciones en el caso del corredor alemán, o le aparta su equipo o lo haremos nosotros» «¿Es escandaloso! Estamos en el terreno del crimen organizado»

PARÍS. DV. El director del Tour de Francia, Jean-Marie Leblanc, tras asegurar que la decisión adoptada contra el Astaná (ex Liberty Seguros) «no fue fácil de tomar» explicó que hicieron ayer la demanda oficial al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para que medie en su litigio con el equipo español al que ha pedido que se abstenga de participar en esta edición de la prueba.

«No es fácil tomar una decisión de ese tipo», insistió Leblanc, tras reconocer que «es injusta para los corredores que no se dopen». Pero las sospechas de la policía española de que quince de los ciclistas del equipo de Manolo Sainz, «más de la mitad», recurren presuntamente a sustancias prohibidas no ha dejado otra salida a la organización del Tour, dijo.

Si el TAS da la razón al Astana a los organizadores del Tour no le quedará más remedio que aceptarla, pero dejarán claro en ese supuesto su «tajante desaprobación» a que ese equipo tome la salida el próximo sábado en Estrasburgo, subrayó Leblanc en conversación telefónica cuando iba de camino a esa ciudad del noreste francés.

Se espera que el TAS, que depende de la Agencia Mundial contra el Dopaje, dirima este litigio antes del comienzo de la prueba, es decir, como tarde el próximo viernes. Si finalmente el Astana obtiene el respaldo del TAS se produciría una situación similar a la que se registró en 1999 cuando, un año después del caso Festina, el Tour vetó a Manolo Sainz por «haber insultado» a la prueba y prohibió a Richard Virenque que participara, recordó Leblanc.

Palabras muy duras

El director del Tour de Francia consideró «escandalosa» la supuesta trama de dopaje desarticulada el 23 de mayo pasado en España en la Operación Puerto y encabezada presuntamente por el médico Eufemiano Fuentes y Manolo Saiz, quienes habrían suministrado sustancias prohibidas a 58 corredores, entre ellos 15 del Astaná.

«¿Es escandaloso! Estamos en el terreno del crimen organizado, con gente que gana dinero poniendo en peligro la salud de los corredores y la credibilidad de las pruebas ciclistas», se indignó Leblanc.

Aseguró que si en los próximos días o en el transcurso del Tour saltan a la luz los nombres de otros supuestos implicados, los organizadores de la prueba tomarán la misma decisión que con Astaná o con el también equipo español Comunidad Valenciana (ex Kelme), al que le retiró su invitación el pasado día 13.

En ese sentido, precisó que si las sospechas contra el líder del equipo alemán T-Mobile Jan Ullrich se precisan sólo cabrán «dos soluciones: o su equipo le aparta o le apartamos nosotros».

Leblanc lamentó que tengan que ser los organizadores del Tour quienes tomen estas decisiones que la Unión Ciclista Internacional (UCI) «no tiene la valentía de tomar».

«Hay que apartar de la competición a todos los personajes que no deban estar en el ciclismo, desde los corredores a los patrocinadores hasta los médicos o directores deportivos», dijo. Leblanc se mostró pesimista sobre la lucha contra el dopaje: «Esa es otra carrera que estamos librando», declaró.

Fotos

Vídeos