Adegi advierte de que no aceptará un alto el fuego que mantenga la extorsión

Ibarretxe muestra su optimismo en el proceso pese «al ruido político, jurídico y mediático»

JAVIER GUILLENEA

SAN SEBASTIÁN. DV. «Queremos y exigimos un escenario de paz y normalidad». Para la patronal guipuzcoana, Adegi, éste debe ser el fin del camino abierto tras el alto el fuego anunciado por ETA el 22 de marzo. Es el objetivo que marcó ayer el presidente saliente de la organización, José Martín Echeverría, quien advirtió, no obstante, de que los empresarios no aceptarán «en ningún caso un alto el fuego permanente que no sea universal, sin extorsión y sin vuelta atrás».

En su intervención ante el lehendakari Ibarretxe y representantes del tejido empresarial guipuzcoano que participaron en la asamblea general de Adegi, Echeverría afirmó que, «como es natural, los empresarios de Gipuzkoa, que tanto desde un punto de vista personal, empresarial e institucional, han padecido el azote de la violencia en sus más diversas manifestaciones», valoran «de forma positiva» el alto el fuego. «Confían y desean que el escenario en cuyo umbral nos sitúa dicho anuncio se consolide», añadió.

En esta coyuntura de «prudente esperanza en la consolidación del nuevo escenario», hizo suyas las palabras de José María Korta presidente de Adegi asesinado por ETA, de que «por la paz merece la pena arriesgarse e incluso equivocarse, que reflejan el espíritu empresarial aplicado a la paz». Para Echeverría, «la paz es nuestra mejor inversión pero, para construirla activamente» necesita «determinación, dar pasos e invertir, con riesgos e incertidumbres». «Y nosotros los empresarios y Adegi estamos dando esos pasos para la paz», concluyó.

La asamblea fue clausurada por Juan José Ibarretxe, quien se mostró convencido de que pese a que «hay mucho ruido político, jurídico y mediático» se logrará la paz, así como un acuerdo político para definir el futuro de Euskadi que será posteriormente «ratificado por todos».

Con estas palabras, el lehendakari hizo una mención implícita a la querella contra él por reunirse con el portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi, que ha sido admitida a trámite por el juez. «Pero por encima de todos estos ruidos», insistió, «somos muchos más los que estamos empeñados en buscar la salida al final del túnel. Hay mucha más gente que quiere que esto termine bien».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos