La Casa del Duque quedará 'unida' al Santuario de Loyola

El actual duque de Granada de Ega y el diputado general rubricaron ayer la donación del inmueble. El edificio se adecuará para facilitar el acceso al conjunto monumental

MAILO OIARZABAL
La Casa del Duque quedará 'unida'  al Santuario  de Loyola/
La Casa del Duque quedará 'unida' al Santuario de Loyola

AZPEITIA. DV. El diputado general de Gipuzkoa, Joxe Joan González de Txabarri, y el duque de Granada de Ega, Juan Alfonso Martos y Azlor de Aragón, rubricaron ayer en el Santuario de Loyola la escritura pública de donación y aceptación por la que el duque dona a la Diputación Foral, titular del conjunto monumental religioso de Loyola, la casa que posee dentro del propio santuario azpeitiarra. Concretamente, la Diputación asumirá el dominio de cuatro de las cinco plantas del inmueble. La primera seguirá bajo propiedad del duque de Granada de Ega y de sus sucesores. El acto de ayer, que contó con la presencia de los alcaldes de Azpeitia y Azkoitia, Julián Eizmendi y Asier Aranbarri, fue la ratificación del acuerdo adoptado por el Consejo de Diputados el pasado 4 de abril.

Nexo interior

La conocida como Casa del Duque es a simple vista un elemento más y común a toda la fachada principal del Santuario de Loiola. Si la casa solar de San Ignacio, dentro de la fachada principal pero como edificio independiente, queda en el ala oeste, a la izquierda de la basílica si se mira de frente a la fachada, la Casa del Duque se sitúa justo a la derecha y anexa al templo circular, en el ala este, ocupando todo el espacio que separa la escalinata principal del santuario de las escaleras de acceso a la biblioteca. El inmueble cuenta incluso con un palco, a modo de pequeña balconada, que permitía antiguamente a sus moradores acceder directamente a la basílica y participar desde allí de los oficios religiosos.

Por su ubicación, la Casa del Duque se convertía en un elemento clave para el proyecto de musealización que, aprovechando el impulso del 450 aniversario de la muerte de San Ignacio que se va a celebrar este próximo verano, se va a poner en marcha en el santuario. Ese proyecto incluye entre otros elementos la apertura de una nueva exposición permanente en el ala este, y también la posibilidad de ofrecer a los numerosos visitantes que se acercan hasta Loyola la posibilidad de realizar un recorrido completo por el conjunto monumental, en el que se integren todos los elementos principales del propio santuario. Con la donación rubricada ayer, la Casa del Duque pasará a formar parte de todo el proyecto y se convertirá en la auténtica llave, el nexo que permitirá unir la basílica con el resto de las dependencias del ala este del santuario.

El inmueble donado por el duque de Granada será también pieza importante para mejorar la accesibilidad al santuario, gracias a un nuevo ascensor que se va a instalar en la planta baja del edificio para poder acceder hasta el pórtico de la basílica.

Ignacio y Javier

Tanto Joxe Joan González de Txabarri como Juan Alfonso Martos destacaron la importancia de la donación sellada ayer. El diputado general aludió a lo que supone contar con la Casa del Duque para dar «un sentido más unitario a todo el conjunto monumental» y agradeció al duque por su «acción generosa».

Juan Alfonso Martos, IX duque de Granada de Ega, es sucesor directo de Martín García de Oñaz y Loyola, fundador del mayorazgo de la casa solar de Loyola, y como tal patrono de la casa que ahora ha donado a la Diputación. Además, tal y como él y Txabarri destacaron, es también descendiente del linaje de San Francisco de Javier. «Mi tía-abuela Carmen, duquesa de Villahermosa, fue quien cedió el castillo de Javier a los jesuitas», recordó el actual duque de Granada. Martos señaló que el acto de ayer «me recuerda mucho» a la cesión que en 1681 hicieron del patronato de la casa los marqueses de Alcañices y Oropesa a la reina madre María Ana de Austria. Al quedarse ahora con la planta principal y ceder el resto del edificio, Martos dice «defender los intereses históricos por mi parte, y a su vez los intereses del santuario».

El duque de Granada también va a ceder temporalmente sendos bastones, que pertenecieron a San Ignacio y a San Francisco Javier, para su exposición en los fastos de Loyola.

Fotos

Vídeos