Once muertos tras un atentado en el interior de una mezquita en Irak

BAGDAD. La explosión de un artefacto en el interior de una mezquita chií en un barrio del este de Bagdad acabó ayer con la vida de al menos once personas y causó heridas a otras siete, informaron fuentes policiales. El origen del estallido fue una motocicleta cargada de explosivos que estaba en el interior del templo, situado en el barrio de Túnez.

La Policía especificó que la deflagración se produjo durante el rezo nocturno y que afectó a los fieles congregados en ese momento en la mezquita. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Interior aseguraron que el estallido tuvo lugar en el exterior del templo cuando concluyó el rezo y que la carga explosiva iba en una motocicleta de reparto.

Además, las mismas fuentes explicaron que un civil murió y otros doce resultaron heridos por la explosión de un artefacto cerca de un pastelería regida por un chií en el barrio de Al-Yafraniya, en el sur de la capital.

Éste es el segundo atentado con bomba registrado ayer en la capital que tenía como objetivo a la población chií ya que, poco después, el estallido de un coche bomba en un mercado popular de Ciudad Sadr, un populoso barrio chií del este de Bagdad, acabó con la vida de al menos cinco personas e hirió a otras dieciséis.

El comandante de policía Wisam Saad explicó que la explosión, ocurrida en un mercado de fruta y verdura próximo a la Avenida Arús Mandili, causó además la completa destrucción de seis comercios y daños materiales a varios vehículos que se encontraban en la zona

Entretanto, Naciones Unidas denunció ayer el aumento de las violaciones de los derechos humanos en Irak debido a la violencia generada por los ataques de las milicias y las bandas criminales, así como las operaciones militares. EFE