Inaugurado el primer edificio reconstruido en la «zona cero» de Nueva York

Es un rascacielos de acero y cristal de cerca de 230 metros que cuenta con 52 plantas, lo que totaliza 153.000 metros cuadrados

EFE | NUEVA YORK
Inaugurado el primer edificio reconstruido en la «zona cero» de Nueva York/
Inaugurado el primer edificio reconstruido en la «zona cero» de Nueva York

El nuevo complejo World Trade Center (WTC) ha comenzado a tomar forma con la inauguración, de la Torre 7, el primer rascacielos reconstruido tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Durante el acto, celebrado a los pies del 'vacío' que dejaron las Torres Gemelas, Larry Silverstein, arrendatario del complejo y promotor de los nuevos edificios, aseguró que la Torre 7 "es un símbolo de la resistencia y el espíritu de la ciudad".

El magnate inmobiliario señaló que esto "es sólo el principio" y que se respetarán los plazos de reconstrucción de la 'zona cero', cuya finalización está prevista para el año 2012.'Balloon Flower'

El '7 World Trade Center' es un rascacielos de acero y cristal de cerca de 230 metros -algo menos que su predecesor- que cuenta con 52 plantas, de las que 40 se reservan para oficinas, lo que totaliza 153.000 metros cuadrados de uso comercial. Según el empresario, se trata de la torre de oficinas "más innovadora" de Nueva York, y presume de ser el "primer rascacielos ecológico" de la ciudad y de haber establecido nuevos estándares en seguridad y tecnología.

Silverstein agradeció el apoyo recibido por parte de la Autoridad de Puertos de Nueva York y Nueva Jersey, propietaria del complejo del WTC, cuyo director ejecutivo, Kenneth Ringler, se mostró optimista respecto al reciente acuerdo para su reconstrucción. "Este magnífico edificio representa algo por lo que esforzarse mientras el resto del World Trade Center comienza a tomar forma. Estoy satisfecho con que por fin estemos unidos en el objetivo de la reconstrucción", dijo.

Durante el evento se descubrió una escultura de acero rojo, llamada 'Balloon Flower', realizada por el arquitecto Jeff Koons, que presidirá un pequeño parque frente al edificio, "obsequio" de Silverstein a todos los neoyorquinos. La celebración concluyó con un concierto público de cerca de dos horas en el que intervinieron varias estrellas de la música como el veterano rockero Lou Reed, la cantautora Suzanne Vega o el tenor irlandés Ronan Tynan.